Resonancia

Esta mañana me han hecho dos resonancias magnéticas en el hospital. Una cerebral y otra de cervicales. No es habitual hacer las dos juntas pero como se preveían problemas han decidido ir a por todas. Qué tíos. Los problemas vienen porque mi lesión cervical no me permite permanecer tumbado en posición horizontal ni siquiera un segundo si no es con el apoyo de una almohadilla que eleve un poco la cabeza y en la resonancia hay que estar así (sin almohadilla) unos 40 minutos de nada y sin mover un músculo. Si te ponen una almohadilla el rayo o lo que sea pues no alcanza y la imagen resultante es defectuosa. Voy a ahorrarme los detalles de cómo lo han conseguido (qué coño, voy a incluirme: lo hemos conseguido). Sólo decir que al final se me habían paralizado las extremidades y que al incorporarme la habitación ha empezado a girar a las revoluciones de un single. Ha dicho la doctora que se nota que estoy acostumbrado a sufrir porque he resistido la prueba sin problemas. Siempre que me dicen eso me siento un poco heroína de culebrón venezolano, luego me visto o lo que sea y salgo, por aquí?, sí, sí, ahí está la puertica. Adios. Adios.

Dicen que la resonancia no tiene efectos sobre el organismo pero estando ahí dentro el pensamiento se esparcía formando auroras boreales y estando fuera (pero varias horas afuera) ha empezado a funcionar por su cuenta el motor de la ansiedad metiéndole caña al cuerpo, lo que pasa es que el cuerpo está muy cansado y prefiere quedarse en casa. En resumidas cuentas, la historia de siempre. Qué paciencia.

4 pensamientos en “Resonancia

  1. C.

    Pues sí. Santa paciencia, en todas las acepciones del término, es lo tuyo.

    Un abrazo, y ánimo y serenidad en la espera…

  2. toni

    gracias por lo de personaje del año, pero me parece a mí que el único personaje del año aquí eres tú. tú y tu valor, tu fuerza, tu entrega, tus ganas de continuar hacia adelante o hacia los lados incluso hacia atrás, pero continuar al fin y al cabo. porque situaciones como las que narras en este post no son fáciles de digerir en un día como hoy, ni siquiera en cualquier otro día. y me atan la laringe. pero luego te pienso y te imagino (después de las fotos del día del concierto es más fácil) y me armo de valor. así que gracias. y ánimo. estamos contigo. desde el otro lado del mar, pero contigo. cúidate mucho.

  3. Alias Cane

    Pues nada, aquí estamos. Te seguimos los pasos.
    Y te vemos.

    Y lo dicho lo sostengo. Si quieres venir a descansar unos días a Finisterre, cuando tengas un respiro, nada más me dices y esta casa es tuya.

    Un (suave) abrazo.

  4. emejota Autor

    nada, toni, el veredicto del jurado es inapelable. Pero eso conlleva que no te vayas muy lejos, aunque descanses, eh? ;)

    Muchas gracias a todos, C, toni, Miguel.

Deja un comentario: