Campanadas

(hay que esperar a que suenen los cuatro cuartos)

Ya.

Una, para el Kyrie de Bob Chilcott, que fue lo primero.
Dos, los toc toc en la pantalla de la vecina.
Tres, cápsulas al día.
Cuatro, para la burrita Palmira, en agradecimiento a sus servicios.
Cinco, los Haiku de Jenkins. El Kokoro Kara, por ejemplo.
Seis, (ésta se atragantó)
Siete, para Murakami en la orilla.
Ocho, (un trago de Pepsi MAX)
Nueve, la hora nona en “El gran silencio”.
Diez, Sobresaliente! (seguro que así me acuerdo de Belén; si no, también)
Once, para todo lo demás (y lo de menos)
Doce, para el neñu de la nana, “…pa que tranquilu”.

¡Feliz año nuevo!

4 pensamientos en “Campanadas

  1. emejota Autor

    (…adelante. Qué plantón hoy, tía)

    :P

    Un placer, Miguel. Que el año, además de nuevo, sea bueno. Al menos, todo lo posible.

    Abrazos!

    :)

  2. toni

    (léase como si fuera el treinta y uno)
    bon année desde Toulouse. menos mal que os he encontrado, porque aquí son todos unos sosos y no hay campanadas ni cuenta atrás ni uvas ni nada. ni siquiera avellanas. feliz año, mi querido compañero de días y letras y música.

Deja un comentario: