Cotización

Esta mañana me he hecho análisis de sangre porque tengo consulta el jueves. A ver si con un poco de suerte me dan cesta de navidad. En el hospital soy como uno más de la oficina. De momento lo que me han dado es un pequeño disgusto. Han llamado del laboratorio y generalmente cuando sucede no es precisamente para preguntar si sé a qué hora ponen tal peli, que igual van.

No.

Es lo de la sangre, la poliglobulia, demasiados glóbulos rojos, la médula está que se sale la tía y los fabrica con frenesí como si pensara que no va a poder cubrir la demanda de la campaña navideña. El problema no es nuevo; lo nuevo es que vamos superando marcas, igual que el Ibex-35. A la hora de la cena sale un señor por la radio con voz de entusiasmo y siempre habla del Ibex-35, que a veces bate marcas y otras no. Aquí en vez del señor de la radio es una señora por teléfono y habla del problema de siempre, que está fuerte en bolsa, y de otro que se ha estrenado en el parqué. No se sabe qué curso tomará su cotización pero de momento ha entrado por la puerta. Algo de la saturación de no sé qué. Pongo no sé qué porque juraría que ha dicho CO2 y enseguida he pensado en el Protocolo de Kioto. Qué pasa, que además de fundirse los polos también se nos va alterar el clima del interior? (del interior del cuerpo, se entiende)

Hay que movilizarse. Suben las temperaturas y con ellas la de la sangre. A ver qué dice el jueves el médico que sustituye al otrora legendario doctor Normal, tan nombrado en estas latitudes del blog y cuya impronta todavía hace sombra a su sucesor, observemos, de hecho, que todavía lo tenemos sin bautizar. A ver qué dice el médico, dicen desde el laboratorio, como si el médico fuera Juan Tamariz y con un abracadabra volviera a unir los trocitos rotos del billete de 50 euros. En fin, de momento yo voy a hacer como Scarlata O´Hara: ya pensaré mañana (es que me voy al chino a cenar)

7 pensamientos en “Cotización

  1. toni

    a ver qué dice el médico. pero puede que sea porque hace frío y se mete por los huesos y, claro, la médula dice más madera (que, en sangre, son glóbulos rojos) y vamos, vamos, se ponen todos como locos. ah, no, que en el norte el frío es seco y no se mete por los huesos. entonces, va a tener que ser algo del calentamiento global. al derretirse los polos, también se derrite todo lo demás. y la médula más madera, más madera. digo yo. o, si no, entonces no sé. buscaré por ahí, a ver si encuentro algo. pero cuando el médico diga, lo dices tú también, ok? que si no, me preocupo. cúidate.

  2. C.

    Precioso tropo, el de la cotización. Lástima que la poliglobulia sea tuya y no de un personaje de ficción. Aunque nunca se sabe y a lo mejor somos todos personajes de ficción, como aventuró mi Íñigo (cinco años) el otro día en la cena: “Yo a veces pienso que somos personajes de un cuento que están leyendo unos sapos grandes”. Él es así.

  3. emejota Autor

    Pues seguro que tiene razón. Si lo dijera con 10 años aún lo pondría en duda, porque para entonces ya hemos perdido visión, así lo creo yo por lo menos, pero si lo dice a los 5 fijo que es verdad. Lo de los sapos grandes es definitivo. Y brillante.

    toni: es mejor no buscar, hazme caso, más que nada porque tengo tendencia a llevar la contraria a la cosa de los síntomas y la evoluciones previstas. Conste que no lo hago a propósito, vine así de serie. Además, está comprobado que cuando uno busca explicación a las afecciones termina poniéndose malo porque siempre encontramos unas frases escritas por lo general por unos tipos muy exagerados que seguro que tienen úlcera de mala leche. Puede que hasta dos.

    Abrazos

  4. Marina's mom

    Pues mucho ánimo, chico… ¿Esta nueva marca del Ibex-35 afectará a tu dieta navideña? Lo digo porque hay a quién le sale colesterol X y van y te hacen la pascua poniéndote a dieta. Los médicos parece que a veces están más por amargarte que otra cosa… (y te lo dice una en cuya familia la mitad han estudiado medicina, jaja, los pobres son de lo más hipocondríacos). Ya contarás qué te explican del asunto…

    Y lo del cuento que leen los sapos… me parece genial. Yo siempre he pensado que éramos personajes de una peli que veía alguien, no sé quién, claro, pero alguien, en plan La Rosa Púrpura de El Cairo. Un abrazo pre-navideño.

  5. emejota Autor

    No, no me afecta a la dieta navideña porque no soy gran comedor; la dieta navideña consiste para mí en turrón de chocolate Suchard, los mazapanes y el pavo que hace mi madre. El resto es igual que durante todo el año.

    Las cosas del estilo colesterol no me salen ni de lejos, es curioso pero es así; sólo me sale de lo raro a lo rarísimo!

    Un abrazo!

  6. C.

    Lo de lo sapos es light para las cosas que le he oído. A los tres años cantaba unas canciones que le enseñaba “un señor que viene por las noches”. Cuando ya decidí que había que desenmascarar la bromita y le pregunté que cómo era, que si era alto o cómo, me contestó: “No sé, porque sólo sale la cabeza”. Ya sabéis, en ocasiones veo… cabezas parlantes; brrrrr, daba un miedín…

    Pues yo ya estoy barruntando los menús suculentos, Emejota, no lo puedo evitar…

    Abrazos de otra Mom.

  7. emejota Autor

    Eso ya me deja de piedra, lo del señor que viene por las noches. Porque seguro que así era. Estoy convencido que a los tres años los niños ven y oyen más allá y luego se vuelven sordos y ciegos y se convierten en otra cosa que se llama nosotros.

    (lo que daría por haber escuchado esas canciones)

    Buen provecho ;)

Deja un comentario: