Nieve

Esta nevando. Está haciéndolo desde hace unas horas, cuántas, no lo podría decir con exactitud porque la nieve es sigilosa, cae de puntillas, sin hacer ruído, y estás leyendo un libro en el sofá y sales a la cocina a por un vaso de agua y te asomas a la ventana por aquello de la costumbre y entonces te sorprendes y te dices anda, si está nevando. Eso lo decimos todos y además con el mismo tono.

No podría decir cuándo ha empezado a nevar, ha debido ser sobre las 8 o así, pero por la tarde ya se veía venir. Íbamos por la calle mi madre y yo a hacer unas compras y parados en un paso de peatones hemos mirado el cielo y ella ha dicho: está de nieves. Siempre me ha llamado la atención esa expresión que vuelve plural el nevar y hace que suene tan bien. Está de nieves. Estaba a media tarde y ya ves. Hemos cruzado la calle cuando el semáforo ha dicho adelante y al llegar a la acera mi madre se ha apoyado en mi brazo y eso también me ha llamado la atención si bien es cierto, aunque el blog no se enteró del asunto, que hace una semana la operaron de un ojo, una catarata, pero fue rápido y fue bien, nada importante, que ahora esas cosas las hacen en una hora y sin ingresar, qué adelantos, lo que pasa es que al principio se ve algo borroso y no hay que coger pesos y las gotas y eso. De cerca todavía no ve bien pero de lejos sí, si no no podría haber sonado la expresión está de nieves, que ha sido como una señal, un preludio, un ya puede empezar sin prisa, por eso me he confiado y me he puesto a leer pensando que aún faltaba para que comenzara ese espectáculo alucinante cuya contemplación me deja embobado al otro lado del cristal de la ventana.

Ahora que la calle se ha quedado vacía todo lo cubre un manto blanco como de terciopelo o de harina esparcida en los tejados de las casitas de un Belén.

2 pensamientos en “Nieve

  1. toni

    miras por la ventana y ves las montañas como si la abuela hubiera hecho una coca (en mallorquín, cualquier tipo de masa, dulce o salada, a la que se le ponen cosas por encima o no, y luego se cuece en el horno) y la hubiera pintado de azúcar glacé. la tierra está blanca de escarcha helada. y el cielo está claro y de un azul veraniego. la temperatura no supera los dos grados, que en una isla de humedad (casi) siempre superior al sesenta por ciento, son muy poco grados. y el mundo se ve distinto desde la moto, con el frío buscando poros por los que llegarte a los huesos. me gusta despertar así. casi tanto como que se quede cara de embobado tras el cristal ante el espectáculo alucinante. me das un poco de envidia, lo sabías?

  2. emejota Autor

    (por qué te doy envidia?)

    Los climas húmedos me cortacircuitan el sistema operativo; según los requerimientos del sistema, lo ideal es frío y seco, como los medicamentos, igual.

Deja un comentario: