Dexter

“La sangre es mi vida”. Aunque lo parezca, no lo dice Drácula, lo dice Dexter varias veces por capítulo y con cierta sorna porque la cosa tiene un doble sentido: forense de día y asesino psicópata en ratos libres. No se sabe si en este caso se cumple aquel lema de la pedagogía gore que decía que las letras con sangre entran pero, dadas las circunstancias, lo que está claro es que la sangre es la tinta con la que mejor se escribe el nombre:

Dexter

Dexter es Michael C. Hall, felizmente recuperado para la pantalla tras su singladura de 5 temporadas por la difunta “A dos metros bajo tierra” (sus apenados no la olvidamos):

Dexter

El pálido color de cara que luciera en aquellos episodios (herencia de madre, no cabe duda) ha dado lugar aquí a un bronceado que sugiere un cambio de aires. El aire es Miami. Bochornoso aire. Tiene que hacer un calor tan húmedo allí que no voy ni muerto. ¿Es importante este detalle para hablar de “Dexter”? Pues mira, sí, porque durante los episodios los ojos no pueden evitar posarse en esos surcos verticales que el sudor marca en las espaldas de las camisetas como si fueran la sombra de la columna vertebral, ni en los cielos blancos del mediodía, ni en las amenazadoras nubes gordísimas que se apiñan como montañas en el horizonte, ni en el zumbido de los aparatos de aire acondicionado funcionando las 24 horas del día, detalles todos estos que al director parecen ponerle contento porque los saca mucho pero que nos agobian a quienes tenemos un sentido nórdico de la existencia. En Miami además hay cocodrilos y cosas de esas.

Dexter es un justiciero vengador como los héroes de comic pero con matices porque él no se toma la justicia por su mano para curar momentáneamente el escozor de su propia herida sino como pretexto para hacer lo que más le gusta: matar. Simplemente. Ha salido la palabra cómic por ahí arriba y no es casual. Yo no sé si la novela de la que sale este Dexter es una novela gráfica pero desde luego tanto la estética como la ética sigue la senda del cómic. Y la actitud del espectador en este sentido ayuda a entrar en el asunto. Las cosas no son las mismas ni se dicen de la misma manera en una viñeta de Stan Lee que en un párrafo de Javier Marías pero lo importante es que en ambos casos tienen vida propia y son coherentes con el universo narrativo al que pertenecen. Y son creíbles.

El instante fundacional del mito al que nos remiten continuamente los fascículos de los comics está ocupado aquí, en flashback, por una escena paterno filial en la que el padre, tras confirmar los irrefrenables instintos homicidas del adolescente Dexter (hasta entonces sólo consumados con los bichejos del bosque) sugiere la manera de canalizarlos. Cómo, pregunta el hijo en pleno ataque de acné. Hay cosas a las que la policía no alcanza, deja caer el padre (policía, por cierto). Eso sería venganza? pregunta el hijo que parece pillar a la primera por dónde van los tiros. Eso sería justicia, puntualiza el padre. Justicia y venganza son conceptos que aparecen una y otra vez en la serie: los personajes utilizan la primera para justificar la segunda. Dexter, sobre todo, se divierte.

De la ética a la estética. Si lo del párrafo anterior era de tebeo lo de este también. Pero puntualicemos: decimos “esto es de tebeo” cuando algo es ridículo, cuando las cosas chirrían. Pero si lo que es de tebeo está en un tebeo las cosas cambian; es más: las cosas funcionan. Lo de antes funciona si el espectador asume dónde está. Por si acaso, la puesta en escena nos lo recuerda y la pantalla del televisor es utilizada en Dexter como viñeta de comic utilizando todos los recursos narrativos de la composición de la imagen. Un encuadre como éste anuncia una declaración trascendente:

Dexter

y en éste el personaje nos habla desde dentro, es un encuadre con vocación psicológica que nos está mostrando la identidad verdadera de una personalidad que se construye sobre la angustia y la tormenta interior:

Dexter

Más recursos narrativos visuales: Dexter buscando en la red (en un portátil Mac, qué tío) información sobre cierto ciudadano que quizá no es el buen tipo que aparenta a los ojos de la justicia:

Dexter

Bingo! Una vez confirmadas las sospechas, la adrenalina fluye y la sed vengadora de Dexter se despierta anunciándose mediante este efecto luminoso de glóbulo (rojo, claro):

Dexter

Dexter es un forense virtuoso y apreciado en la comunidad. Y un psicópata. Lo último sólo lo sabemos nosotros porque nos lo dice enseguida, y nos lo dice además con cierto orgullo, qué puñetero, y en off, que es la voz con la que mejor se expresa y uno de los mayores hallazgos de la serie. El resto de su personalidad también está teñido de ambigüedad: sus reservas ante el sexo, por ejemplo, sin que podamos asegurar si se trata de una reserva ante el sexo femenino o el masculino o bien ante el sexo en sí. En materia sentimental, los justicieros vengadores como Dexter son tipos especialmente sensibles a los corazones vulnerables pero también les gusta ir a su aire. Son solitarios solidarios. Eso es un problema gordo para un corazón vulnerable.

Lo mejor de Dexter es lo bien que está dibujado su personaje en las viñetas de este comic de gran colorido. Y su voz (en off) .Y la jeta, la de Michael C. Hall, nadie como él para este papel. Firma el asunto ShowTime, que hace siempre cosas transgresoras. A veces sólo se queda en eso y otras veces hay más.

21 pensamientos en “Dexter

  1. Miles

    Como lector en la sombra y que pocas veces se prodiga por estos lares (no se si me recordarás) me sorprende que no menciones la cabecera de la serie, puesto que la de “A dos metros bajo tierra” llego incluso a ocupar algun espacio de tu blog. La de “Dexter” a mi juicio no desmerece en absoluto. El despertar de un asesino, y cada pequeño detalle de su procedimiento rutinario, detallado en imagenes como si se tratase de…

    es mejor verlo para entenderlo, ¿verdad?

    un saludo afectuoso

  2. Miles

    queria decir que pocas veces me prodigo a comentar, puesto que considero que lo de comentar no es lo mio.

    un saludo otra vez

  3. C.

    La mejor de las mejores series hasta el momento, en mi opinión y a mi modo de entender por supuesto después de Ver unos cuantos episodios.

    Asesino para unos, héroe para otros, justiciero o simplemente “algo perjudicado” como él mismo se autodenomina. Así es Dexter.

    Personalmente, y aparte de los detalles de su proceder rutinario como dice Miles, lo que me atráe más son las reflexiones que hace, su punto de Vista sobre las cosas, de su gente y sobre todo de los demás…
    Sin duda una serie que no hay que dejar de Ver próximamente en su emisión en cuatro.

    Un “Justiciero” de cómic para el siglo XXI, algo desViado y su Vez real, adaptado a los tiempos que corren.

    Un abrazo.

    C.

  4. Jam

    Casualmente mis dos series preferidas de los últimos años son “A 2 metros bajo tierra” y “Dexter”, que estoy disfrutando en v.o.s. En cuanto a la cabecera que comenta Miles (¿Davis?), me gusta mucho visualmente, pero creo que su música no “acompaña”.

  5. C.

    Oooooye, que esa C. no soy yo, que yo soy la C. Tatin, Brymer, Strange & Norrell, los Cinco, Ana Magdalena y, claro, después de esta enumeración no pega DEXTER, hombre ;)
    C. (de ¿cursi?)

  6. Cé.

    Ok, te devuelvo tu “c”, no sabía que alguien firmase con ella, disculpa.

    Usaré otra…. “d”… “j”… “V”….

    Supongo que lo de cursi lo dirás por el gran “remember” anterior de “Los cinco”.

    (¿!?? de Verdad quieres saber de qué es la “C” ? Te lo puedo deletrear en un priVado si te apetece y saciar tu curiosidad).

    Saluditos..

    Cé.

  7. emejota Autor

    Cuánto te gusta lo de las identidades, V-Miles-Cé. Luego no te extrañe que alguna letra del alfabeto ya esté asignada, coño. En los blogs, a diferencia de los comics, a los héroes se les conoce por el tipo de letra.

    (te queda mejor la V)

    ;)

    C (en femenino): yo también soy el de todo eso (menos la Tatin) pero también el de Dexter. Toco muchas teclas, debe ser eso :)

    Jam: totalmente de acuerdo!

    Un abrazo a los 3

  8. eva

    dexter, cursi? ese post, cursi? No entiendo… C sin “é” no es mas cursi los cinco por Dios? En este mundo cada vez nos enfadamos mas por tonterias y una simple C puede ser un tema de conflicto, quedate con tu C hija! que nadie te la va a quitar! Sobre el post dire ( por que lo de las letras me parece una chorrada) que es buenisimo, es una de las serie que va a hacer furor, el nuevo Robbin Hook del siglo XXI, algo trastornado pero creo que es normal (que este trastornado) corriendo los tiempos que corren, si nos enfadamos por una letra… En fin muy bueno MJ como siempre. Besos con aires del Sur

    ( Yo tambien pienso que te queda mejor la V, es una caracteristica importante de tu identidad

  9. emejota Autor

    Eva: efectivamente, no habéis entendido nada. Aquí nadie se ha enfadado; aquí hay alguien que se ha autodenominado “cursi” con ironía, no se ha dirigido a nadie.

    Me tiene que tocar entrar en moderaciones la noche en que me ha bajado el azucar y llevo una flojera en el cuerpo…

    Hala, venga, buenas noches

  10. V

    Entonces pido disculpas a C, a ti, y al blog.

    Como dices no he captado esa autodenominación tal y como realmente compruebo que era, y la he entendido de otra forma más negativa y con cierta mofa por mis líneas aunque no entendía el porqué, de ahí mi post, pero ahora al volverlo a leer lo he captado.

    Mis disculpas una vez más, especialmente a C.

    Eva si que ha entendido, el problema es que lo ha hecho a partir de (mi) un post equivocado basado de una mala interpretación mía.

    Buenas noches a tod@s.

    P.D: Espero que con esta aclaración y con un terrón de azucar todo vuelva a su bonito equilibrio.

  11. La vecina

    Vaya jaleo de letras e identidades que os traeis. ¿Será influencia de Dexter? ¿HA comenzado a tejer sus hilos en este post para comenzar su trabajo con uno de nosotros?

    (Lo único que sé es que el vecino este me dejará sin ver la serie, otra vez :P)

    (Te espera hoy ansioso el vecino si te encuentras bien, hay agua y galletas)

  12. C.

    Maaadre, qué lío. Efectiviguonder, no quería ni mucho menos tildar el post de cursi, sino algunas de MIS preferencias que han aparecido en MIS comentarios.

    Disculpas aceptadas, aunque tal vez la culpa sea mía: la ironía requiere tres elementos; el básico es un conocimiento compartido del mundo entre los interlocutores -lo cual no está garantizado en un blog- y, para asegurarse bien, hipérbole cuantitiva y cualitativa. Así que hubiera estado más claro si digo: “la C. (cursi) de Candy Candy, los Hollister, los polos de fresa, Bisbal, los peluchitos, la Familia Corazón, Abba, los Pilares de la Tierra, Barbie y Ken, “… pero no sería cierto.

    (ay, seguro que ahora he metido la pata y a alguno de vosotros os encanta Bisbal…, je, je)

    Abrazos por doquier,

  13. eva

    Me toca entonar el mea culpa C, yo tambien lo entendi desde un lado raro, pero es que cuando alguien toca a V a mi me sale la vena Maria Patiño y se desata en mi el instinto animal de proteccion que tengo muy presente con V ya que es el pilar de mi vida…Y mi instito de proteccion es muy muy grande, sorry…
    Por cierto C Bisbal no me gusta nada, nada, jajajajjaja. Besos con aires del Sur…

  14. C.

    Que sí, que sí, que lo entiendo, que yo también tengo mi lado Mr. Hyde…
    Hasta otra, gente, que me dispongo a terminar (de leer) mi novelón.

  15. toni

    espera, tranquila, en algún deuvedé, recopilada, a que termine con la última temporada de su alter ego, David Fisher, y no nos hagamos un lío con las identidades. qué ganas, qué ganas.

  16. emejota Autor

    Celebro que las aguas hayan vuelto a su cauce.

    toni: estarás de acuerdo conmigo que la palidez de David Fisher en comparación con este bronceado tropical es herencia de madre, de Ruth Fisher. Qué personaje tan enorme Ruth Fisher!

  17. Ferre

    A propósito de Dexter, os recomiendo el simpático y muy acertado post de Hernán Casciari en su Espoiler sobre una “crítica” de Rosa Montero a la serie, donde pone en perspectiva la “Posible polémica” que pudiera levantar la serie ciertos espectadores: La abuelita de Rosa Montero

    Yo todavía no la he visto (la serie). Estoy esperando a tener grabados unos cuantos capítulos. Tengo ganas de hincarle el diente (…y la sangre brotará, supongo).

    Saludos,

    Ferre

  18. C.

    Cosas que me gustaron ayer de Dexter -ADEMÁS de las que señalas, especialmente la voz en off y lo que dice la voz en off-: el modo en que la vieja música cubana encaja. ¿A quién se le ha ocurrido meter a Moré y a los Matamoros ambientando el doble trabajo de un psicópata del XXI? Pues me encanta, porque va con la manga corta nocturna y el sudorazo, y subraya que todo eso pasa en Florida y en ningún otro sitio… (bueno, es sólo una cosa más)

    Lo que no me gustó tanto…: que los pedazos de carne captados a menos de medio metro me obliguen a desviar tantas veces la mirada. Me desagrada que lo truculento sea tan explícito, qué le vamos a hacer; me desagrada tanto como que por querer ser mayor y mirar en no sé qué escena casi me mareo. A mí me vale con vislumbrar lo asqueroso a unos metros y que un personaje le cuente a otro los detalles macabros. Pero debo de ser un bicho raro, porque hay peazos-carne en tantas series…

    (Qué gracia, volver a este post).

    Un abrazo

  19. emejota Autor

    Son los tiempos de lo explícito, y eso que la tele americana está ojo avizor (nunca mejor dicho) y enseguida tuerce el morro y mete tijera. Son las series de las cadenas de pago las que van más por libre y se permiten ser transgresoras en la violencia, en el sexo o en las “debidas formas” o tratan ciertos temas por primera vez. Showtime, la cadena que está detrás de Dexter funciona con productos así, como la hilarante “Weeds”, o el serial gay “Queer as folk”, o “Californication”…

    Un abrazo

Deja un comentario: