jump to navigation

Campanadas 31 diciembre, 2007

Escrito por emejota en : Asuntos propios , 4 comentarios , trackback

(hay que esperar a que suenen los cuatro cuartos)

Ya.

Una, para el Kyrie de Bob Chilcott, que fue lo primero.
Dos, los toc toc en la pantalla de la vecina.
Tres, cápsulas al día.
Cuatro, para la burrita Palmira, en agradecimiento a sus servicios.
Cinco, los Haiku de Jenkins. El Kokoro Kara, por ejemplo.
Seis, (ésta se atragantó)
Siete, para Murakami en la orilla.
Ocho, (un trago de Pepsi MAX)
Nueve, la hora nona en “El gran silencio”.
Diez, Sobresaliente! (seguro que así me acuerdo de Belén; si no, también)
Once, para todo lo demás (y lo de menos)
Doce, para el neñu de la nana, “…pa que tranquilu”.

¡Feliz año nuevo!

Balance 30 diciembre, 2007

Escrito por emejota en : Asuntos propios , 3 comentarios , trackback

Pues no sé.

Todo el mundo hace balances y resúmenes en estos compases finales del año pero a mí es que no me salen. En un año pasan muchas cosas aunque el principal problema que tengo a la hora de hacer un balance es que no me acuerdo ni de la mitad. Es extrañísimo pero así es. El año es como una nebulosa de la que de vez en cuando, si te concentras, sale una esquina de algo que pasó y si tiras de ella pues entonces la miras entera y dices ah, sí, y te acuerdas. Visto lo visto, me conformo con constatar, que de eso sí me acuerdo, que el año empezó fatal (pero mira que empezó fatal) y no termina fatal, por lo menos fatal no termina. ¿Se puede considerar a eso un balance positivo? Tampoco lo sé. Pues estamos bien entonces. Hombre, mal tampoco; peor, desde luego, no.

Faraón 29 diciembre, 2007

Escrito por emejota en : Cine , 4 comentarios , trackback

Faraón

Viene en el periódico que ha muerto Jerzy Kawalerowicz, director de cine polaco. En 1966 dirigió la monumental “Faraón”, una recreación del antiguo Egipto muy distinta y distante de las superproducciones de Hollywood pues aquí los escenarios no son de cartón piedra sino de piedra original y milenaria, sin trampa ni cartón, y los Faraones no visten de alta costura y es el polvo del desierto el que maquilla sus rostros y cubre sus oros. El Egipto de Kawalerowicz es de una grandiosidad rústica y creo que resulta convincente precisamente por eso. La cámara se desenvuelve en él como narradora apasionada y apasionante, unas veces convertida en protagonista en el fragor de la batalla, ascendiendo y descendiendo dunas en rápidas carreras con resuello, abriéndose paso entre empujones y cayendo finalmente con la lente ensangrentada, y otras veces presenciando sin pestañear, en un único plano, el discurso pausado y salpicado de solemnes silencios del anciano faraón. El “Faraón” de Kawalerowicz es una película maravillosa con muchos minutos de cine muy puro y muy grande.

Niebla 28 diciembre, 2007

Escrito por emejota en : Asuntos propios , 2 comentarios , trackback

La flor más grande del mundoEl mundo ha amanecido un poco desdibujado por la niebla. Por lo que a mí respecta, he amanecido un poco triste y me ha extrañado porque no había un motivo aparente, a no ser que el motivo estuviera también desdibujado por la niebla y no se dejara ver. Pero se dejaba sentir. Exactamente en el costado derecho. Igual era el residuo de un sueño porque en el desayuno ya no estaba. Por la tarde ha pasado por aquí mi alumno intermitente, el futuro arquitecto; pidió una prórroga para entregar el relato que le solicité como parte del trato para darle clases y yo, como es Navidad, dije que sí. Uno tiene su corazoncito. En la clase de hoy hemos estado hablando sobre la exploración de los límites a propósito del comienzo de la Hammerklavier de Beethoven. Mañana seguimos, que los límites están muy lejos y con la niebla apenas se distinguen.

Luego he salido a merendar un chocolate caliente con Andrés y me ha regalado un cuento de Saramago. Es que Andrés es Andrés. Al chocolate se nos ha unido Pepe que me ha librado del compromiso de hacer de cuentacuentos el próximo día 4. Es que son niños de 3 años y son muy mayores para mí. Le dije a Andrés cuando me lo propuso ayer que si fueran de 42 años o así pues bueno, pero 3 no porque un público de 3 años es muy inteligente y ya no estoy para esos trotes. Andrés lo comprendió perfectamente, hasta me ha regalado el cuento de Saramago y todo y hemos ido a merendar un chocolate caliente con Pepe. La anterior vez nevaba fuera y hoy no se sabía qué había fuera por la niebla. Solemos quedar de invierno en invierno para un chocolate y casi siempre hablamos de lo mismo pero no importa porque yo creo que eso quiere decir que estamos a gusto.

A la vuelta ha dicho mi abuela que no me he perdido nada del otro jueves en la tele y que si hacía frío en la calle. Al rato ha dicho que estaba un poco disgustada porque por un momento no se había acordado de cómo me llamaba pero luego sí. Los pensamientos se desdibujan a ratos en la cabeza de mi abuela, es como la niebla que hay al otro lado del cristal, que olvida la casa de los vecinos y hasta si son 4 o 5 las farolas de este lado de la calle. Luego se acuerda.

Gloria 26 diciembre, 2007

Escrito por emejota en : Asuntos propios , 3 comentarios , trackback

Un día cualquiera llama Gloria por teléfono y te dice que tiene ganas de estar un ratico y en ese momento te das cuenta de que a tí también te apetece. Viene pasando lo mismo desde que yo era un chaval y Gloria ya era un poco mayor que mi madre. Hoy ya no soy un chaval y Gloria sigue siendo un poco mayor que mi madre pero nos seguimos tratando de la misma manera, que no es una manera ni de madres ni de hijos. Gloria, siendo muy Gloria, tiene algo de Diane Keaton y Mia Farrow en una película de Woody Allen, pongamos “September”, más que nada por los paseos a la tarde cuando iba a su casa en el campo. De la primera tiene el nervio y el humor genial y de la segunda ese algo de ternura y melancolía porque con Gloria o te mueres de la risa o te da mucha ternura o todo junto, y en ocasiones hasta deja caer una frase bergmaniana (de Ingmar, no de Ingrid) y la frase realmente lo es pero luego el punto del final hace cosquillas y te entra la risa, inevitablemente.

Gloria es la única persona en el mundo que está convencida de que yo soy un genio y le extraña que no me haya dado cuenta. Está convencida de eso como en su día estuvo convencida de que yo necesitaba pero ya una bufanda de las hechas en casa por la tarde en silencio y con paciencia y con el afecto puesto en la garganta que no debe enfriarse cuando llegue el invierno y me llamó por teléfono para preguntarme de qué color la quería y yo le dije que azul oscuro y ella repitió, azul oscuro, como si tomara nota y después ya no dijo nada hasta que la terminó y me la puso alrededor de la garganta, dando una vuelta y varias y diciendo que la subiera hasta tapar la boca los días de niebla y los otros pues depende.

Eso fue en otra cafetería hace bastantes años. Ahora suena el teléfono un día y sale Gloria diciendo que le apetece estar un ratico y yo me doy cuenta de que a mí también me apetece y hasta me extraña que no me apeteciera el día anterior y quedamos por la tarde en una cafeteria. Antes damos un rodeo paseando mientras conversamos sabiendo que eso mismo vamos a hacer cuando lleguemos, conversar, pero el ritmo de la conversación en el paseo es distinto, es como si Gloria acompasara las frases y las ideas con el andar. Con Gloria puedes hablar de lo mismo que con otras personas pero las palabras salen dichas de otra manera, o de más adentro; salen invitadas a hacerlo y se sienten cómodas y a veces hasta le toman el pelo un poco, porque esa es una de las formas que tienen las palabras de expresar el afecto profundo.

Una vez Gloria dijo que una parte de mí era un misterio y entrecerró los ojos asintiendo con la cabeza. Yo no dije nada por si acaso fuera verdad y no me hubiera dado cuenta.

Navidad 25 diciembre, 2007

Escrito por emejota en : Música , 2 comentarios , trackback

Johann Sebastian Bach: Oratorio de Navidad (Coral) Mp3, 717 k.

Diario de viaje, 6 24 diciembre, 2007

Escrito por emejota en : Asuntos propios, Kantika, Música , 7 comentarios , trackback

Regalo de Navidad.

Kantika Korala

Kantika Korala

Kantika Korala

Kantika Korala

Kantika Korala

Kantika Korala

Kantika Korala

Gracias!

Diario de viaje, 5 23 diciembre, 2007

Escrito por emejota en : Asuntos propios, Kantika, Música , 10 comentarios , trackback

03:02. Bilbao.

Escribo desde un ordenador en el que habitualmente me leen y eso produce una sensación curiosa. Izaskun y Alain duermen en la otra parte de la casa y han dejado el teclado en mis manos porque saben lo de mi adicción nocturna a teclear. Ha sido un día intenso y estamos los 3 agotados pero ha merecido la pena sin duda. El viaje perfecto, la estancia maravillosa y lo de los chavales inolvidable, con foto de familia incluída y entrega de un manuscrito que contiene unas palabras emocionantes y que es, desde luego, el mejor regalo de Navidad que yo podía recibir.

Hemos asistido al ensayo y ha sido un bonito reencuentro. Qué mayores se han hecho los pequeños, cómo han crecido. Y volver a sentir la resonancia en directo de la perfección en el canto, da igual que una parte del coro cante aquí atrás y la otra adelante en una coreografía: la integración armónica es absoluta y los finales dejan una vibración estremecida en el aire. En el concierto he tenido como compañero de asiento al compositor Alejandro Yagüe: conocerlo y conversar con él ha sido todo un descubrimiento. Hemos asistido en primera fila a un concierto espléndido, vibrante, con guiños y sonrisas hacia mí cuando han entonado el ea ea ea y con la emoción en el ambiente porque chicos y chicas que son una institución en Kantika decían adiós. El aplauso grande ha sabido a poco para recompensar a estos chavales por el esfuerzo, el trabajo y la dedicación de todos estos años: Mónica  (que al final del concierto ha puesto en mi mano la pequeña estrella que llevaba en el vestido y me ha dado dos besos), Laura (con su sonrisa permanente y cariñosa), Ander (soporte fundamental del entramado sonoro del grupo, gran labor la de Ander, sí señor) y Susana (tan acertada en sus apreciaciones musicales, tan atenta siempre en lo personal) entre otros.

El imprevisto ha llegado cuando al final, ya en la calle, se ha acercado una chiquita con una sonrisa dulce y al agacharme ha puesto su mano en mi cara para agradecerme que haya venido y después ha dicho que te mejores, y le he tenido que dar un abrazo muy grande porque hay palabras que dichas de una forma como esa te llegan al corazón. Ahora a dormir, que el cansancio es grande y el ánimo está sereno y feliz. Eso es lo que define el estado de ánimo esta noche: sereno y feliz. En el equipaje van fotos, muchas fotos, y otros recuerdos, como el escrito que me han entregado los chavales. Tiempo habrá. Hay equipos de personas que con su trabajo artístico rozan la perfección y el alma lamenta que ese alimento que recibe de ellos se termine. Merecía la pena luchar contra estos ojos que se empeñan en cerrarse y despejar esta cabeza que duda al buscar las teclas correctas por el cansancio para dejar aquí sincero y afectuoso homenaje a quienes esta noche nos han dicho adiós dejándonos, una vez más, su regalo. Gracias mil, infinitas gracias.

Diario de viaje, 4 21 diciembre, 2007

Escrito por emejota en : Asuntos propios, Kantika, Música , 4 comentarios , trackback

23:48. “…dormidin te me quedes neñu queridu”.

Kantika

Los chavales. Me llamó el otro día el director del Conservatorio de Leioa para decirme que, en agradecimiento a la atención que dedico a los chavales, me invitaba a asistir al ensayo de mañana, que empezará a las 4, para estar un rato con ellos. El ofrecimiento fue toda una sorpresa. Volver a saludarles, aunque sea un instante, como ya hice cuando conseguí traerlos aquí a actuar, me produce una especial emoción, sobre todo porque ellos no saben que yo ya sé que el concierto que vendrá después será el último de la plantilla actual.

He estado pensando estos días que, en ocasiones, la casualidad se convierte en causalidad de una manera llamativa. Justo ahora hace dos navidades que Izaskun y Alain me regalaron un dvd y del dvd salió lo que no me cansaré de repetir que fue un bálsamo, un consuelo, una alegría, la mejor de las medicinas, de tal forma que desde entonces, cada noche, lo último antes de dormir (ea, ea, ea) era asomarme al monitor para verles y aunque la habitación estaba a oscuras siempre algo se encendía por dentro. Quién me iba a decir entonces que un día llegaría a escuchar de sus gargantas una pequeña obra mía, que la elegida sería una nana (lo último antes de dormir) y que esa pieza me llevaría a reencontrarme con ellos el día de la despedida, acompañado por Izaskun y Alain, de nuevo a las puertas de la Navidad. A veces a la vida le sale un capítulo redondo. No hay que dejarlo pasar.

Diario de viaje, 3 21 diciembre, 2007

Escrito por emejota en : Asuntos propios , 2 comentarios , trackback

19:46. Una hora menos en Canarias.

Creo que lo que pasa es que va a ser mucha información para una sola jornada. Porque una cosa es decir: voy a tal sitio a tal cosa y otra muy distinta es que eso sea la guinda de una jornada llena de novedades. Igual viene todo de ahí.

A la gente le parece algo tan normal ir a un sitio que siempre piensan en el destino y apenas en el trayecto. Yo sí porque para mí, viajar es un acto insólito por nuevo. Viajar en determinadas circunstancias, claro, que en este caso son viajar solo, pasar una noche en casa de unos amigos y que el asunto no tenga nada que ver con los médicos. Dicho de otra forma: lo cotidiano para los demás es para mí lo extraordinario. Y viceversa también. Si se piensa un poco, la cosa puede tener su lado fascinante: es como despertar de un coma y tener que vivir por primera vez a los 37 años lo que en condiciones normales se experimenta cuando se es un niño crecidito. Lo que pasa es que, según me pille, el asunto me resulta fascinante o me paraliza, sin término medio; me paraliza porque no sé cómo actuar o qué tengo que hacer. Pues tú normal, me dice Izaskun. Y eso qué es, le respondo yo. Y ella se ríe. La normalidad es mañana, al parecer.

Quizá las cosas haya que vivirlas en su momento y eso de que nunca es tarde sea una estupidez porque entonces te pilla como con cierto escepticismo o pereza o desgana, podría seguir la lista pero es que no encuentro la palabra adecuada a lo que pretendo decir. Pues la cosa empieza así y con la paliza del viaje por añadidura, me refiero al sobreesfuerzo físico, que ese ya no entiende de momentos, de prontos ni de tardes. Si soy sincero soy el primero que se olvida de él y a veces me tienen que recordar que para estrenar el día tengo que hacer acopio de una gran energía psicológica que mantenga el sistema operativo, pero por la costumbre puede que se me olvide al principio y que luego pase factura. Y prefiero que me pase factura en mi burbuja de cristal, porque hay cansancios que no dejan dormir pero se expresan con un silencio de negra, una ansiedad viscosa o un querer olvidarse del mundo un rato.

Quizá así se entienda mejor el reparo y la incertidumbre, pero también la aventura de cruzar fronteras y expandir el mapa de las experiencias porque me dice la intuición que si no lo hago llegará un día en que el mundo en el que me desenvuelvo será tan mínimo que apenas será nada. Empezaba este apunte escribiendo que quizá sea mucha información para una sola jornada (sin que eso quiera decir algo malo) porque todo ésto, siendo mucho, no ha empezado siquiera a contemplar la verdadera razón de ser del viaje. Todavía.

Diario de viaje, 2 21 diciembre, 2007

Escrito por emejota en : Asuntos propios , 6 comentarios , trackback

10:39. Pero mira cómo llueve.

Mari ha dado el visto bueno a la ropa que voy a llevar a Bilbao quejándose un poco de que no haya dicho nada y que se haya tenido que enterar por el periódico. Yo le he dicho que todo es mentira y ella dice anda anda anda (y yo por dentro le rectifico, ea ea ea; no es anda anda anda, es ea ea ea, pero da lo mismo, que bastante tengo con lo del equipaje). Mari da el visto bueno a lo que llevo puesto, digo bien, llevo puesto, porque me lo ha hecho poner. Dice que las cosas terminan de conjuntarse con la cara y mientras mete mano por la americana para arreglar no sé qué yo miro mi cara en el espejo e intento conjuntar la nariz con la camisa. También dice mientras da una vuelta y mira de arriba a abajo y asiente que si son los niños de colores y yo respondo que sí pero que me estoy poniendo negro. Una de mis fobias es a momentos así, pruebas, ropas, vísperas. Afortunadamente, no se trata de ir endomingado, es que si de eso se trata no voy. No. Se trata de algo más informal dentro de un orden, como una americana y unos vaqueros oscuros, por ejemplo. Pero hay que buscarlo, probarlo, esas cosas que me sobrecogen.  Mari, sin embargo, está encantada en su papel de estilista. Cuando termina dice que así, sí. Sí. Y se mira conmigo en el espejo.

Diario de viaje 21 diciembre, 2007

Escrito por emejota en : Asuntos propios , 2 comentarios , trackback

03:06. Primera madrugada de Invierno.

Mañana salgo para Bilbao. A Leioa, a la presentación del cd de Kantika. Oficialmente es eso y punto pero para mí el viaje supone muchas cosas juntas y algunas no precisamente fáciles y otras seguro que muy agradables y hasta emocionantes (ya he avisado que son muchas cosas juntas). De ahí lo de dar tantas vueltas al viaje fuera de este blog, con síes, noes y abstenciones, con Izaskun y Alain al otro lado del teléfono animándome y ayudándome a quitar temores, o a aligerarlos, que no es poco, y siempre con paciencia. No contentos con eso están muy contentos de que vaya a su casa, así que mira qué bien.

Luego escribiré las cosas que no son precisamente fáciles y las otras, las que sí, y por qué. Me interesa mucho apuntarlas para volver a ellas cuando pase el tiempo y recordar esta etapa que viene a coincidir con este viaje. Pero lo que tengo claro es que tengo que ir porque intuyo que este viaje va a ser una travesía de primeras y últimas veces de muchas cosas. Y no sólo para mí. Y sé que para nadie va a ser negativo. Eso es lo que lo hace tan importante.

Nacimiento 20 diciembre, 2007

Escrito por emejota en : Asuntos propios , 4 comentarios , trackback

Esta mañana, a primera hora de clase, hemos asistido a la representación del Belén que han hecho los niños de la clase de Isabel. He aquí parte del elenco, posando ante la prensa gráfica de papás y mamás:

En la obrita, una Virgen con gafas recibía regalos para el niño recién nacido: un peluche, una A mayúscula, un (no sé que era), una cuna, una manta y así hasta completar la lista del parvulario. Isabel hacía de posadera que recibe a la Virgen en la noche fría. El diálogo no tenía desperdicio:

Virgen: busco un portal .
Posadera: no lo tenemos.
Vírgen: por una noche…
Posadera: ¿Quién eres?
Virgen: la Virgen.
Posadera (con voz de asombro): la virgen tú tan cubiertita de nieve???

Y estos días Isabel ensayaba en casa una y otra vez la frase con aplomo artístico: la Virgen tú tan cubiertita de nieve??? y le ponía al asombro tres interrogantes. Y ensayando en el cuarto de estar un día a su madre le dio la risa al oir lo de “cubiertita” y entonces Isabel interrumpió el recitado para decir: ¿te parece divertido, mami?.

Por lo general, lo mejor de las representaciones tiene lugar fuera de guión. Por eso conviene estar atento. Lo mejor ha sido descubrir lo del noviazgo entre Isabel y Pablocruz, que hay que pronunciarlo así, nombre y apellido todo junto. Cuando eres párvulo puede que te llamen por tu nombre a secas o por tu nombre y apellido todo junto. Al grano, lo del noviazgo. Me he enterado hoy pero, por lo visto, la cosa es vox populi desde tiempo atrás e incluso la pareja viene atravesando periódicamente sus crisis siempre felizmente resueltas al final, como en las películas de amores y tal. La cámara de fotos también ha visto la química, la chispa, y lo ha retenido con su parpadeo electrónico. Aquí el rey de corazones oteando el horizonte en busca de su princesa:

Aquí la princesa del cuento sonriendo tan orgullosa y feliz:

Eso ha pasado esta mañana en el cole mientras la Virgen con gafas le daba al niño recién nacido coscorrones con el micrófono sin querer. Son los nervios.

Cotización 18 diciembre, 2007

Escrito por emejota en : Asuntos propios , 7 comentarios , trackback

Esta mañana me he hecho análisis de sangre porque tengo consulta el jueves. A ver si con un poco de suerte me dan cesta de navidad. En el hospital soy como uno más de la oficina. De momento lo que me han dado es un pequeño disgusto. Han llamado del laboratorio y generalmente cuando sucede no es precisamente para preguntar si sé a qué hora ponen tal peli, que igual van.

No.

Es lo de la sangre, la poliglobulia, demasiados glóbulos rojos, la médula está que se sale la tía y los fabrica con frenesí como si pensara que no va a poder cubrir la demanda de la campaña navideña. El problema no es nuevo; lo nuevo es que vamos superando marcas, igual que el Ibex-35. A la hora de la cena sale un señor por la radio con voz de entusiasmo y siempre habla del Ibex-35, que a veces bate marcas y otras no. Aquí en vez del señor de la radio es una señora por teléfono y habla del problema de siempre, que está fuerte en bolsa, y de otro que se ha estrenado en el parqué. No se sabe qué curso tomará su cotización pero de momento ha entrado por la puerta. Algo de la saturación de no sé qué. Pongo no sé qué porque juraría que ha dicho CO2 y enseguida he pensado en el Protocolo de Kioto. Qué pasa, que además de fundirse los polos también se nos va alterar el clima del interior? (del interior del cuerpo, se entiende)

Hay que movilizarse. Suben las temperaturas y con ellas la de la sangre. A ver qué dice el jueves el médico que sustituye al otrora legendario doctor Normal, tan nombrado en estas latitudes del blog y cuya impronta todavía hace sombra a su sucesor, observemos, de hecho, que todavía lo tenemos sin bautizar. A ver qué dice el médico, dicen desde el laboratorio, como si el médico fuera Juan Tamariz y con un abracadabra volviera a unir los trocitos rotos del billete de 50 euros. En fin, de momento yo voy a hacer como Scarlata O´Hara: ya pensaré mañana (es que me voy al chino a cenar)

Nieve 17 diciembre, 2007

Escrito por emejota en : Asuntos propios , 2 comentarios , trackback

Esta nevando. Está haciéndolo desde hace unas horas, cuántas, no lo podría decir con exactitud porque la nieve es sigilosa, cae de puntillas, sin hacer ruído, y estás leyendo un libro en el sofá y sales a la cocina a por un vaso de agua y te asomas a la ventana por aquello de la costumbre y entonces te sorprendes y te dices anda, si está nevando. Eso lo decimos todos y además con el mismo tono.

No podría decir cuándo ha empezado a nevar, ha debido ser sobre las 8 o así, pero por la tarde ya se veía venir. Íbamos por la calle mi madre y yo a hacer unas compras y parados en un paso de peatones hemos mirado el cielo y ella ha dicho: está de nieves. Siempre me ha llamado la atención esa expresión que vuelve plural el nevar y hace que suene tan bien. Está de nieves. Estaba a media tarde y ya ves. Hemos cruzado la calle cuando el semáforo ha dicho adelante y al llegar a la acera mi madre se ha apoyado en mi brazo y eso también me ha llamado la atención si bien es cierto, aunque el blog no se enteró del asunto, que hace una semana la operaron de un ojo, una catarata, pero fue rápido y fue bien, nada importante, que ahora esas cosas las hacen en una hora y sin ingresar, qué adelantos, lo que pasa es que al principio se ve algo borroso y no hay que coger pesos y las gotas y eso. De cerca todavía no ve bien pero de lejos sí, si no no podría haber sonado la expresión está de nieves, que ha sido como una señal, un preludio, un ya puede empezar sin prisa, por eso me he confiado y me he puesto a leer pensando que aún faltaba para que comenzara ese espectáculo alucinante cuya contemplación me deja embobado al otro lado del cristal de la ventana.

Ahora que la calle se ha quedado vacía todo lo cubre un manto blanco como de terciopelo o de harina esparcida en los tejados de las casitas de un Belén.