Archivo por días: 29 noviembre, 2007

Diario

Ayer, después de comer, volví a perder el sentido del humor y algo más que no sé precisar aunque ya va siendo familiar la pérdida de ese algo más dejándote algo menos, como si una parte de dentro te abandonara y te convirtieras en envoltorio y poco más. Perder el sentido del humor no significa estar enfadado, por qué y con quién iba a estarlo; de la misma manera, que el sentido del humor sea el Norte de la brújula que le mantiene a uno en ruta sin temor a extravíos no quiere decir que yo sea el rey de la comedia, no tiene nada que ver. Aquí lo que veo es que a veces me desdibujo y desaparezco en mí mismo y para mí mismo. Es como sentir una debilidad progresiva que te va restando voluntad y aliento y te deja en un compás de espera, bajo el sombrero de un calderón. Luego va retornando de la misma manera que se marchó: inmotivadamente y poco a poco. Pero en cada regreso traigo en el equipaje el folleto de viaje donde aparece dibujado el mapa del desconcierto.