Regalos

Qué noche más bonita la de ayer en el Auditorio de Barañain. Cuántos regalos recibidos en forma de afecto. Lo primero fue disfrutar del estreno de las dos armonizaciones a cargo de la Coral Barañain. Disfruté mucho porque, hasta entonces, aunque seas el compositor, lo que tienes en la cabeza es una imagen sonora aproximada; por ese motivo, que se ilumine el escenario y brote el sonido de las voces que da forma a lo que concebiste frente a un papel y un teclado produce una sensación muy curiosa. Reconoces cada una de las líneas melódicas que suenan, eres capaz de predecir el camino que van a tomar pero, al mismo tiempo, decides entregarte a lo que venga. La experiencia fue realmente gratificante porque el grupo que dirige Pello Ruíz, tal y como era de esperar y apunté en el post anterior, lo hace muy bien. Descubrí, y fue interesantísimo, que una cosa es subrayar con la música el sentido del texto y otra destacar la particular sonoridad de las sílabas, que eso es lo que hace Pello en el trabajo previo y concienzudo y que completa el trabajo de la interpretación.

Pero hubo más porque al final del concierto Pello se dirigió al público para decir que desde hace unos años hay una obra que les viene acompañando por todas partes y a la que tienen un cariño muy especial y que esa noche se la querían ofrecer, como agradecimiento cariñoso, al autor, que estaba presente en la sala. Entonces me di cuenta de que el autor igual era yo y me dije algo parecido a ay ay ay. Y sí, era yo. Fue un lujazo verlos a todos ponerse al borde del escenario, sonrientes, para cantar algo que esta vez no era una armonización sino una composición que les remití allá por el 2001 (una odisea de año, todo sea dicho) y que no supe, hasta hace relativamente pocos meses, que la cantaban, y cuánto. Y fue muy emocionante, claro. Al final aplaudieron desde el escenario y tuve que ponerme de pie.

Después, en la cafetería del auditorio, de manera más distendida, aún volvieron a repetir una de las armonizaciones y después empezó una polifonía de saludos, sonrisas, besos y abrazos afectuosos. Luego, en un plano más oficial, una foto, una firma y una entrevista. El recuerdo de la noche es haberme traído un baño de cariño. Me decía Pello al despedirnos si aquéllo había sido suficiente para animarme a trabajar en nuevas cosas y enviárselas y yo le dije que sí, que por supuesto, cómo no. Ayer me acompañaban mi madre y mi hermano; su presencia, siempre discreta y esencial, forma parte no menor de esta partitura.

11 pensamientos en “Regalos

  1. arrebatos

    Es agradable sentirse reconocido por tu trabajo y querido por tu persona. Y cuando todo eso se funde en una sola velada, debe ser estremecedor e inolvidable.

    ¿Algún día nos pondrás esa música tuya?

  2. Belén

    Regalos los que hemos recibido de tí en forma de partitura. Tengo la suerte de cantar en La Coral Barañain y ayer por fín pudimos cantarte tus canciones, sobre todo el Aver María. Hace años que forma parte de nuestro repertorio y te aseguro que ni una sóla vez he dejado de emocionarme con ella. Añadir el Tun tun y el Herri huntan es hacer más grande el regalo. Espero que nos acompañen durante muchos conciertos.
    Gracias de nuevo por venir a vernos, es un honor para nosotros.
    Y a los que querais oirnos alguna vez… tendreis que animaros a venir a vernos. Si no, ayer grabamos el concierto no sé si se podrá colgar en algún sitio…

  3. Ivan

    Es un lujazo haberte tenido ayer el el auditorio Barañain,después de tantos años cantando tu Ave Maria y después de haberle escuchado a Peio tantas veces hablar de ti, me daban ganas de acercarme y decirte: Joder Mariano, cuanto tiempo sin verte, ya que está coral y un servidor, ya te sentiamos desde hace tiempo como uno de los nuestros. Ayer nos invadieron los nervios, la presión del escenario y la responsabilidad añadida, de saber que los autores de la mayoría de las cosas que cantabamos, estaban presentes. Aún así, disfrute especialmente de tus obras, de los sonidos cristalinos que esconden sus acordes, de la sencillez aparente que escondes en sus melódias y que hace que a la mañana siguiente, sin darte cuenta te cepilles los dientes, mientras tarareas el atzo tun tun. Muchas gracias por emocionarme una vez más encima del escenario y la próxima vez ( espero sea pronto) ya podré acercarme y decirter…Joder Mariano cuanto tiempo sin verte.
    Un besazo.

  4. eva

    Fantastico, me alegro muchisimo por ti, por lo que me han contado fue alucinante y en especial tus creaciones pero claro las dos personas que me lo han contado no son imparciales pero confio mucho en su criterio pues aunque te adoran son gente que saben que tienen un genio cerca, ojala pueda escuchar alguna vez de tus propias manos tu ave maria, deberias grabarlo y colgarlo en el blog que los que estamos lejos podamos disfrutar de tus genialidades. Felicidades me alegro muchisimo por ti. besos con aires del sur

  5. Maggy

    En el Auditorio Barañáin, el día de Santa Cecilia, no estuve cantando este “Ave Maria” tuyo que tanto me emociona – reconozco que alguna vez se me puso un nudo en la garganta y no lo pude terminar – : lo escuche desde fuera, con otra perspectiva, con otra emoción. También disfrute de tus dos arreglos de “Atzo Tun tun” y de “Herri huntan”.

    Siempre es un lujo poder cantar ante los autores de las obras, dígase Javier Bello Portu – ¡qué recuerdo! -, Javier Busto, Javier López Jaso, Mariano Jiménez, Eduardo Manrique, Jesús Martínez, etc. – y ¿algún día David Azurza? – … Desde luego, esta lista no se puede cerrar aqui.

    Gracias a todos: seguid contándonos canciones… nosotros las cantaremos como si fueran nuestras propias historias.

  6. Maialen

    Estupendo el concierto de Santa Cecilia de Coral Barañain y, como espectadora, sólo unirme al resto de alabanzas.La presencia del autor (sonrisa tímida y mirada limpia) hizo que el concierto fuese muy especial para todos y supongo que Peio se sentirá satisfecho del trabajo de sus chicos y chicas ya que no era un concierto fácil, en absoluto.

  7. toni

    (desde el otro lado del mar, y entre paréntesis, porque hoy me siento espectador del espectáculo de conocerte y de notar la admiración que conlleva hacerlo. como compositor y como escritor y como compañero de viaje)
    bravo, bravo.

Deja un comentario: