Doblete

Metidos en el culebrón que trata sobre la evolución de la tonalidad, Esther me propuso la semana pasada que hiciéramos una entrega doble, como los episodios piloto, porque estamos en un momento de la trama que te lleva a mirar de reojillo al compás siguiente a ver cómo sigue la cosa. Yo dije que sí, vale, pero después del doblete de hoy no valía para nada. Qué paliza, madre. Me pregunto qué pasaría si en vez de doblete tuviera que hacer triplete y así hasta completar jornada, como las personas sensatas, pero de momento me parece que no va a ser posible. De hecho, si el médico se enterara de lo del doblete igual ponía mala cara, o igual no, que a este hombre, al nuevo, todavía no le he pillado el compás, no sé si va a dos o a tres, estas cosas necesitan un poco de recorrido.

Por la tarde hacía frío y me ha entrado una nostalgia rara. De esas que te hacen entrar en un videoclub y visitar las estanterías donde reposan las películas pasadas de moda. Pobres. Un videoclub es como un cementerio lleno de lápidas donde la gente se pasea en silencio mirando detenidamente los nombres y las imágenes y de vez en cuando susurra algo a su pareja como: ésta estaba bien o ésta no valía nada, frases ambas del todo pertinentes en un sitio así. No somos nadie. Un mensaje al móvil ha reclamado mi atención. Era Belén para ir a cenar al chino. Hace que no íbamos al chino ni sé. Le he dicho que de acuerdo pero que era Martes y 13 y ella ha contestado que ja ja. Por qué lo dicen ja ja cuando quieren decir :) ? Es por la edad, seguro, debe ser cosa de la diferencia generacional. Dice el del videoclub que a “El libro de la selva”, a la que han lavado hoja por hoja toda la ídem dejándola de un verde que para qué, no le hace nadie ni caso. Pero que nadie. Por lo visto, los niños de hoy prefieren las películas de la Barbie a las que el protagonista de “La conjura de los necios” calificaría, sin dudarlo, como de obscenidad repugnante.

En el chino hemos pedido lo mismo de siempre pero estaba más rico y la china más simpática. Ahora toca descansar porque mañana por la mañana tengo que ir a Pamplona. Llevo el plano que me ha hecho Belén de la calle a la que voy porque ella conoce la zona y yo no. La gente sabe dibujar planos y cosas así. Es sorprendente.

6 pensamientos en “Doblete

  1. Jam

    Tremenda definición de un videoclub.
    Yo estoy deseando regalar esa película a mi hija (es una excusa, claro). Me apetece mucho volver a escuchar esa maravillosa flauta grave del comienzo, entre otras cosas. :)

  2. toni

    me gusta ir al chino de vez en cuando. a dos manzanas de casa (nueva), tenemos un asiático, que, además de chino, te ponen vietnamita y japonés. al principio era un poco sospechoso, tanta gente con los ojos rasgados junta en la misma cocina, pero luego lo probamos y ya se nos pasó, porque estaba buenísimo. me gusta el chino. y me gusta comer con palillos. igual que entrar en el videoclub. lo más difícil es elegir una historia en la que perderse. o encontrarse.

  3. C.

    Pues sí. Hay que ver el Libro de la Selva con los hijos, preferentemente antes de LEER el libro de la Selva a los hijos. Kipling es impresionante, aunque no tenga banda sonora -pero su prosa tiene su ritmo, sí-. La de la película es un clásico de mi infancia; de hecho, en las reuniones familiares mis hermanos y yo siempre acabamos cantando como podemos el scat de “Quiero ser como tú”, licores varios mediante. Mis padres también cantaban, y ahora no están. Así es la vida. Ahora que lo pienso, los autores de esa canción son los culpables remotos de que lleve tres días con el Treguna de la Bruja Novata.
    Esta mañana había conseguido al fin quitármela de la cabeza. Primero he probado con Sounds of Silence en la versión padre-nuestro-tú-que-estás. Me lo ha recomendado vivamente una compañera del trabajo a quien no le falla para borrar melodías indeseadas, pero no me ha funcionado: demasiado breve. Durante unas horas lo he conseguido gracias a un movimiento casi completo de una sinfonía -sospecho que no acababa de completarlo y que me repetía, pero tengo todo el derecho porque soy profana.
    Ha vuelto al mediodía, pero creo que he encontrado otro antídoto. A ver.

  4. emejota Autor

    Si alguna vez se me pasara por la mente el Sounds of Silence en la versión padre-nuestro me preocuparía seriamente; sin embargo, las melodías que entran para quedarse en mi cabeza lo hacen muchas veces durante meses; deben quererme algo las melodías porque si no no lo entiendo. Tampoco me veo cantando con mis hermanos el quiero ser como tú, ni el como tú ni el como yo; en realidad, no me veo cantando nada con mis hermanos, si me viera igual me daba un ataque… Anda! por un momento me he sentido como el primer párrafo de “El guardián entre el centeno”.

    ;)

    ¿sabes comer con palillos, toni?? admirable! Mi consuelo es que a Belén tampoco le sale. Antes nos daban palillos de regalo al final, como diciendo, pero ahora nada. También nos servían una copita de ese licor extrañísimo pero ahora que caigo, de un tiempo a esta parte tampoco… Conclusión: hay que hablar con la china del chino.

    Hola Jam! Será tremenda la definición (o tremebunda) pero me reconocerás que algo de eso tiene un videoclub. (La copia de “El libro de la selva” de este videoclub está siempre disponible; lo digo por si te quieres pasar)

    Un abrazo!

  5. C.

    Ayer no tuve tiempo de hacer una observación porque tenía que estudiar lo que ahora llaman “cono” con el mayor (vamos, sociales de toda la vida), pero a ver, no puedo dejar pasar eso de que ja, ja equivale a :) Pues no señor. Porque la risita de marras tiene sentidos diferentes -aunque no unívocos-en función de la vocal. Un ji,ji vale por una risita burlona, o pícara o así. Je, je puede ser sarcástico, malévolo… Jo, jo yo no lo he oído fuera de las pelis americanas de Santa Claus -bueno, también al oso Yogui, pero también es yanqui y sería Jo, Jo, jooou-; a lo mejor le encaja a algunos personajes malvados, tipo ogro, lobo feroz, o Barbazul. Ju, ju es aún más inusitado ¿no?, como de frotarse las manos… Y ja , ja vale como risa franca, de carcajada, de ésas que me dan tanta envidia, porque casi nunca se me escapa una carcajada de película. Ja,ja también vale justo al contrario, como índice de ironía.
    Pues mira, caigo en la cuenta de que casi siempre escribo jijis o jejes, y creo no sé si eso dice precisamente algo bueno de mí;)
    Con lo de Bryner me vas a hacer ir al Corte Inglés, que lo odio, pero ya no quedan tiendas de discos de las de antes por aquí (por culpa del corteinglés, por cierto, pero todos a morir al palo).

  6. emejota Autor

    ¿A sociales le llaman “cono”? ¿De dónde viene ese nombre?

    Es cierto lo de los matices en las risas escritas. Belén es que tiene una risa especial, alguna vez he escrito (creo recordar) en el blog que lo que me gusta de ir al cine con ella es que pone la risa adecuada en el momento adecuado. Es como si su risa fuera la banda sonora que subraya adecuadamente lo que pasa y entonces uno se ríe más a gusto.

    Tema Brymer, afinemos (nunca mejor dicho). La grabación mágica de este hombre fue la del Concierto para Clarinete de Mozart con la Orquesta St Martin in the Fields dirigida por Neville Marriner. Ojo porque grabó esta obra muchas veces pero con diferentes orquestas y directores. Y no es lo mismo. En esas otras grabaciones lo hace muy bien pero ésta es mágica, en estado de gracia. El sello es Philips. Vale la pena esperar si no está disponible en estos momentos.

Deja un comentario: