Archivo por días: 13 noviembre, 2007

Doblete

Metidos en el culebrón que trata sobre la evolución de la tonalidad, Esther me propuso la semana pasada que hiciéramos una entrega doble, como los episodios piloto, porque estamos en un momento de la trama que te lleva a mirar de reojillo al compás siguiente a ver cómo sigue la cosa. Yo dije que sí, vale, pero después del doblete de hoy no valía para nada. Qué paliza, madre. Me pregunto qué pasaría si en vez de doblete tuviera que hacer triplete y así hasta completar jornada, como las personas sensatas, pero de momento me parece que no va a ser posible. De hecho, si el médico se enterara de lo del doblete igual ponía mala cara, o igual no, que a este hombre, al nuevo, todavía no le he pillado el compás, no sé si va a dos o a tres, estas cosas necesitan un poco de recorrido.

Por la tarde hacía frío y me ha entrado una nostalgia rara. De esas que te hacen entrar en un videoclub y visitar las estanterías donde reposan las películas pasadas de moda. Pobres. Un videoclub es como un cementerio lleno de lápidas donde la gente se pasea en silencio mirando detenidamente los nombres y las imágenes y de vez en cuando susurra algo a su pareja como: ésta estaba bien o ésta no valía nada, frases ambas del todo pertinentes en un sitio así. No somos nadie. Un mensaje al móvil ha reclamado mi atención. Era Belén para ir a cenar al chino. Hace que no íbamos al chino ni sé. Le he dicho que de acuerdo pero que era Martes y 13 y ella ha contestado que ja ja. Por qué lo dicen ja ja cuando quieren decir :) ? Es por la edad, seguro, debe ser cosa de la diferencia generacional. Dice el del videoclub que a “El libro de la selva”, a la que han lavado hoja por hoja toda la ídem dejándola de un verde que para qué, no le hace nadie ni caso. Pero que nadie. Por lo visto, los niños de hoy prefieren las películas de la Barbie a las que el protagonista de “La conjura de los necios” calificaría, sin dudarlo, como de obscenidad repugnante.

En el chino hemos pedido lo mismo de siempre pero estaba más rico y la china más simpática. Ahora toca descansar porque mañana por la mañana tengo que ir a Pamplona. Llevo el plano que me ha hecho Belén de la calle a la que voy porque ella conoce la zona y yo no. La gente sabe dibujar planos y cosas así. Es sorprendente.