Archivo por días: 3 noviembre, 2007

Panito

Panito fue el nombre con el que popularmente se conoció a Panajotis N. Iconomou, nacido el 22 de Mayo de 1971 en Munich de padres griegos. Podría decirse que Panito fue su nombre de reinado durante sus años de contralto, de 1980 a 1986, en el mítico Tölzer Knabenchor (Coro de Niños de Tölz) de resonancias bachianas. Su portentosa voz, poderosa en volumen pero perfectamente controlada, todavía es recordada con asombro. Su primer solo tuvo lugar en 1982 en Colonia en una interpretación de “A Ceremony of Carols” de Benjamin Britten y a partir de ahí el éxito le llevó a recorrer Alemania, Italia, Francia, Israel, Polonia y Austria hasta que su voz mudó en la primavera de 1986.

Unos meses antes, durante el año Bach de 1985, interpretó los solos de las Pasiones según San Mateo y San Juan en las interpretaciones que Nikolaus Harnoncourt dirigió en el Festival Bach de Styriarte, grabadas por la cadena de televisión Austriaca ORF 1. Circula por YouTube el instante en que interpreta el Aria “Es ist vollbracht!” (“Todo ha concluído!”), momento culminante de la Pasión según San Juan. El Aria da comienzo tras la muerte de Jesús y retoma sus últimas palabras, “Todo está concluido”. El texto completo es el siguiente:

¡Todo está concluído!
¡Oh consuelo para el alma que sufre!
La noche triste
me deja contar las últimas horas.

(El héroe de Judea
finalizó la batalla
y consiguió gran victoria)

Todo está concluído.

El Aria presenta grandes dificultades tanto en el aspecto técnico como en el interpretativo, puesto que en ella converge toda la tensión precedente. Es decir, hay una dificultad “dentro” de la pieza y otra en cuanto al papel que ésta representa “en” la obra. Sobre este aspecto Andreas Scholl hizo unas interesantes reflexiones hace unos años en la revista Goldberg:

La idea de texto y contexto me parece extremadamente importante. ¿Qué ha ocurrido antes en esta obra? ¿Qué estoy diciendo? Eso es lo que hace que resulte tan difícil cantar arias de Bach fuera de contexto, en un recital o una audición. La frase “Es ist vollbracht” (“Está concluído”) es el momento central de la Pasión según san Juan. La profecía se ha cumplido: Jesús ha muerto y nos ha salvado. La totalidad del relato evoluciona hasta llegar a esas palabras, y el hecho de haber seguido la narración hasta esa aria y haber entendido su texto y su contexto facilita mucho la transmisión del mensaje en ese momento.”

¿Puede un niño afrontar ambos retos? Bach, desde luego, escribió estas obras, al igual que sus ciclos de Cantatas, para los niños del Coro de la Iglesia de Santo Tomás de Leipzig. A nivel técnico, aunque algunos momentos son muy exigentes, parece que sí; en el caso de Panito, desde luego, de manera excepcional. Pero, ¿qué ocurre con el plano emocional? Scholl también reflexiona sobre ello desde la experiencia propia:

A los nueve años canté en la Pasión según San Juan de Bach con los “Kiedricher Chorbuben”, el coro de niños de mi localidad natal. Nunca olvidaré el entusiasmo de todos los chicos y con qué intensidad cantamos los versos que cierran el coral final: “Herr Jesus Christ, erhöre mich, erhöre mich, / Ich will dich preisen ewiglich” (“Señor Jesucristo, escúchame, escúchame, / y eternamente te alabaré”).

Daba la impresión de que aquella gran obra de Bach nos había cautivado de algún modo a todos. ¿Es posible que unos niños penetren hasta el fondo en el sentido de los distintos aspectos de ese tipo de composiciones? Deberíamos dudarlo, habida cuenta del reto que suponen las arias de Bach incluso para cantantes experimentados.

Pero, preguntémonos una vez más: ¿qué significa “entender”? En alemán distinguimos entre “verstehen” (entender) y “begreifen” (comprender, captar). Creo que aunque un niño no sea, quizá, capaz de analizar una composición y acceder a ella con su inteligencia o entendimiento, podrá, no obstante, “comprender” el conjunto de intenciones de una composición a través de la experiencia, más que con el análisis.

Esta interpretación de Panito del Aria de la Pasión de Bach es recordada como un momento memorable. En declaraciones suyas de 2002, afirmaba haber sido consciente en esos instantes de que afrontaba el momento culminante de su breve carrera y las cámaras de televisión lo muestran en pie y con la mirada fija en Harnoncourt, de quien le separan unos metros. Pocos meses después de esta filmación, los primeros síntomas del cambio de voz lo fueron relegando en los ensayos, teniendo que ceder repertorio a las nuevas voces que se incorporaban al coro. “Estaba tan confuso que me cerré en mí mismo y un día ya no volví a los ensayos. Ni trompetas, ni fanfarrias ni discursos de agradecimiento por los servicios prestados. Simplemente me quedé en casa a esperar que la naturaleza corriera su curso. Mi carrera como niño contralto terminó tan silenciosamente como empezó”.

Panito abandonó el Tölzer Knabenchor en Abril de 1986.