Pulso

En señal de rechazo al régimen del general Pinochet, el pianista chileno Claudio Arrau adoptó la ciudadanía estadounidense y se negó a tocar en su tierra natal. Sólamente lo hizo con carácter excepcional una vez en una breve visita en 1984. Circula por YouTube un testimonio impagable que muestra el momento de tensión que recogieron las cámaras de la televisión chilena al comienzo del recital. En una aparición torpemente revestida de visita imprevista, un Pinochet de paisano hace escuchar a Arrau 4 interminables minutos de himno antes de empezar a tocar. Ambos mantienen un pulso: el dictador, fijando la mirada desafiante y burlona en el pianista; el pianista, dándole en todo momento la espalda y manteniéndose estoicamente en pie, apoyado en el piano, sabiéndose protagonista de una burda ceremonia de escarnio público. Genial momento final cuando Arrau toma para sí los aplausos que un fervoroso auditorio dirige a favor de la causa, que viene a ser un “ahora te jodes” al dictador y un “y de paso te tragas todo el programa”. Y así fue.

3 pensamientos en “Pulso

  1. toni

    lucha estóica, inteligente y desafiante, ante uno de los más malditos hijos de puta de la historia. valentía, ante todo, y sesatez. todo junto en un mismo pianista. y nosotros, desde el otro lado, sonriendo a su lado, con ese mismo te tragas todo el programa.

  2. emejota Autor

    Escuché una de las piezas y el maestro no estuvo muy fino, toni. Tampoco es de extrañar: otro maestro, Yoda, diría que en la sala había una perturbación en la fuerza. Y así es difícil.

    Nada que perdonar, Sergio.

Deja un comentario: