Recompensa

He pasado la tarde cerca del móvil esperando tranquilo y cuando se ha producido la llamada he sabido que el tribunal que examinaba el proyecto fin de carrera de Telecomunicaciones de Sergio le ha concedido, por unanimidad, la calificación más alta. Y he escuchado la noticia sentado frente al piano donde Sergio se sentó a los 9 años para tocar, así y así, eso es, “Campanitas del lugar”. Detrás de la alegría y la emoción íntima que te pone un pequeño nudo en la garganta mientras la mano izquierda sostiene el móvil y la derecha se posa despacio sobre las teclas blancas y las pulsa sin que lleguen a sonar, como si estuviera tocando una melodía muda o marcando el compás de las frases que salen por el auricular del teléfono, la vida late más fuerte. La alegría de quienes quiero es un regalo que me fortalece y me hace crecer. Qué más se puede pedir.

7 pensamientos en “Recompensa

  1. Maria Elena Reynaldos

    Estoy descubriendo tu página,,, llegué a ella desde arteyliteratura de Gabriela Zayas… salté a un blog en donde leí “Cierre” y de ahí salté “para acá”… todavía no se muy bien quien eres, ni quien es Sergio, pero las sensaciones que nos cuentas por sus logros, las conozco bien… he sentido lo mismo por mis hijas.
    Un saludo desde Xalapa, Veracruz, México.
    (seguiré dando la vuelta por tu página)

  2. Ferre

    Emejota, con tu permiso (que sé que lo das gustoso), emplearé tu blog como medio de comunicación hacia Sergio:

    De un teleco a otro (o sea, que puedo confirmar el comentario de David sobre las horas/días/semanas/meses/años de esfuerzo): ¡Enhorabuena, Sergio!

    Ferre

  3. emejota Autor

    Le diré a Sergio que se asome por aquí cuando vuelva a conectarse a la cotidianidad, que ahora está en stand-by, descansando. Pero gracias a todos. María Elena, bienvenida. Ferre: eres teleco? anda!

Deja un comentario: