Excursión

Los vecinos llamaron el viernes al mediodía para decir que preparaban una excursión de fin de semana y que si podían llevarse mi cámara. Es decir, en lugar de invitarme a ir con ellos de fin de semana invitaban a mi cámara. Ten vecinos para ésto. Le entregué la cámara a la vecina dirigiéndole una mirada de huérfano dickensiano y la vecina se echó a reir (normal, para eso le hago el teatro) y para compensar que me había quedado compuesto y sin vecinos me compré por la tarde una caja de las galletas que usan ellos para desayunar y que descubrí un día para merendar. Desde entonces, alguna tarde llamo para decir si me invitan a un vaso de agua y una galleta (que es otra variante de mi papel de huérfano dickensiano) y dicen que sí. Son muy caritativos.

Qué más.

Ah, la pereza. Este fin de semana es tan tranquilo (bendita tranquilidad) que me ha entrado una especie de sopor placentero, algo insólito, que ha obligado a aparcar los asuntos del blog y casi los del no blog, aunque he estado leyendo, viendo alguna película y el sábado por la noche estuve cenando en casa de Anamari y a la vuelta hacía una noche perfecta. He descubierto que tengo un conflicto con el tiempo. Hay días que apenas tengo nada que hacer y, sin embargo, el día me viene corto. Y me dan las 3 de la madrugada con la sensación de que alguien le ha dado al botón del ffwd. Es raro. Debe ser que a ratos me vuelve el punto contemplativo. Desde que era pequeño, cualquier estímulo sensitivo, por pequeño que fuera, despertaba en mí una fascinación ilimitada que me dejaba fuera de combate por un buen rato. Estos días, por ejemplo, esté asomado a la ventana o vaya por la calle, me quedo prendado del azul del cielo a partir de mediatarde. Porque están siendo las tardes más asombrosas del año y no sé si la gente que pasa por la calle se da cuenta. Suele pasar en esa transición del verano al otoño: sopla por unos días el viento norte, limpia la atmósfera, y la nitidez del aire y el sol que declina más deprisa dan un azul profundo hasta el vértigo. Deberían enseñar estas cosas en el colegio.

Esta tarde vuelven los vecinos y mi cámara. A ver qué cuenta.

20 pensamientos en “Excursión

  1. sergio

    si me dijesen que a mis hijos les iban a contar esas cosas en el colegio tendría una docena, a la espera de un acontecimiento de tal calibre para la educación Ejpañola, paso a la reserva.

    Un saludo Mariano

  2. Tu cámara

    Los vecinos me han llevado a una excursión muy bonita. Un trajín eso sí. el sábado me quedé exhausta,desfallecida…menos mal que una cura nocturna de voltaje eléctrico me puso las pilas para el día siguiente.

    Me han enseñado tierras rojas, cuestas, cielos azules, escaleras, pinturas rupestres, más cuestas, acantilados, escaleras, una verbena de esas que tienen mucho morbo, me dejaron apoyarme en las puertas de las casas para llamar….

    Ya estoy en casa. ¿Puedo quedarme a dormir en casa de los vecinos?

    (Estoy un poco triste. El vecino me quiere cambiar por otra. ¿Será que no le he gustado?)

  3. emejota Autor

    Puedes, puedes quedarte a dormir en casa de los vecinos. Diles que para el desayuno te den una galleta con un vaso de agua y pon cara de huérfana dickensiana. No falla.

    Yo no me preocuparía por el desdén del vecino. Se ve a la legua que es la típica estrategia de seducción basada en la indiferencia y el hacer de menos. Y que si por internet ha conocido otras cámaras con mejores cuerpos y todo ese rollo ciber.

    Ni caso.

    Está claro que babea por tus huesos y que sabe que como tú, nadie. ¿No ves el sobe de este fin de semana? Lo que pasa es que nunca lo reconocerá. Nunca.

    (buenas noches)

  4. emejota Autor

    Bienvenido Petrusdom y muchas gracias. Me alegro que este blog pueda impactar por su sencillez porque yo soy un tipo muy complicado, la verdad. Miento. Los complicados son los otros. Que se fastidien.

    Un abrazo.

    me ha hecho gracia el deje ministrable con el que has pronunciado lo de Ejpañola, Sergio. Ej que yo no hice la Mili, sabes? Un día vino un señor a mi casa con cara de ayuntamiento, preguntó por mi nombre, contesté que presente y me recalificó como Inútil Total. Casi le planto un beso en los morros. Ahora soy un Inútil Total que se queda embobado mirando el azul de las tardes merendando galletas como las de los vecinos. Quieres una?

    Un abrazo

  5. Erendira

    Lo bueno que tus vecinos so responsables y te la regresaron. Lo malo que tu camara se quiera quedar a dormir con ellos.
    Yo y mi camara tenemos una relacion disfuncional, la arreglare cuando aprenda photoshop, es que a mi camara le ha dado por retratarme mas “llenita” y yo digo que es pura venganza porque le da envidia que me parezca a Beyonce (jajajajajajajajajajajajaja) Lo se!
    Se me hace que es por las galletas que me tomo con cafecito en la mañana, tratarecon agua. Besos guapo.

  6. toni

    mi cámara, por el contrario, está triste. porque no sale a pasear. y, cuando sale, es para ir en la mochila, con los objetivos y las tarjetas y alguna cosa más, pero luego, a la hora de la verdad, ya no disfruta tanto. me da un poco de pena, ahí, medio amodorrada, y casi sin fuerzas. como esto es como el ejercicio, cuanto menos haces, menos fuerzas tienes para hacerlo. crees que a tus vecinos les importaría sacar dos cámaras de excursión?, me pide que te pida.

  7. La vecina

    Aquí la vecina,
    Me dirijo primero al dueño de la cámara para comunicarle que luego pasará a merendar a su casa (la cámara, digo) o si se quiere pasar el dueño a merendar.

    El vecino está triste porque no sabemos si nuestra cámara va a volver :( o se va a ir al cielo de las cámaras :_(

    Notita para toni, estaremos encantados de llevarnos tu cámara de excursión, creo que nosotros las sacamos demasiado para compensar.

    (voy a comprar galletas o a hacer un bizcocho… ¿qué prefieres?)

  8. emejota Autor

    Aquí el dueño de la cámara.

    Jo, pues también es casualidad que hagas un bizcocho justo el día que he estado fuera :(

    (guárdame las vacas, digooo, guárdame un trocín, eh?)

    El vecino no está triste. Lo de la cámara que no va a volver es el segundo plan de la estrategia para hacerse con una cámara como la mía. Que se la quede una temporada y así se le alegra el ojo.

    (toni: te advierto que de una tirada se funden 1400 fotos, tú verás)

    :P

  9. emejota Autor

    Erendira, toni: creo que podemos estrechar lazos. El vecino maneja el Photoshop que no veas, Erendira, igual te puede dar clases y todo. Mientras tanto te pueden sacar la cámara de excursión, toni. Ahora bien, si no es mucho pedir, sugiérles a cambio que me dejen algún bizcocho hecho antes de que se vayan. Así, como diciendo…

    Saludos.

  10. La vecina, compuesta y sin horario

    Al final no he hecho bizcocho, Pepito y su macramé me tienen de los nervios. Ahora creo que he encontrado la fórmula pero me da miedo repasarla.

    El bizcocho para mañana…si pasas a merendar.

    (Sí sí, toni, lo de las 1400 es verdad)

  11. David

    Pues aprovecha estos momentos Mariano. Yo también me doy cuenta, aunque aquí en Soria el cielo es distinto al de Tudela. En Tudela, a media tarde-tarde noche, hay un azul que te lleva a un atardecer en algun desierto africano a orillas del Nilo. Conforme el cielo oscurece van apareciendo las primeras estrellas y te quedarías todas las tardes mirando el cambio.

    En Soria es distinto. Primero va adquiriendo un color anaranjado, propio de los atardeceres, que en presencia de nubes, dispara unos rayos polvorosos que no se por que, pero me recuerdan a alguna escena de la biblia (por cierto, no me la he leido). Después, comienza a oscurecerse y sobre las 10:00 de la noche, el cielo se vuelve cada vez mas negro (como el de París), aunque conforme el reloj llega a las 12:00 se vuelve de un grís plomizo y de repente, como si se percatase de todas las miradas, empieza a sonrojar.

    A mi también me encanta pasear y mirar al cielo.

  12. eL VeCInO

    Buenas tardes des.
    Triste y enjuto me dirijo a este blog pues intuyo que mi cámara se quedará con ganas de una pasada por quirófano quiroplástico.

    Quizás si la señorita del teléfono del SAT de Canon se prestase a ofrecerme un simple lifting, pues le daré ese placer.

    Demasiadas emociones para un día que se hará largo y duro pues toca noche (y semana), de guardias. Bendito San Nokia que dormirá hoy a mi lado pero ¿no podías irte a tomar xxx?

    Espero que la srta. del SAT me entienda entre bostezos que lo que yo quiero es un lifting o que me pegue unas tiritas por detrás de las orejas para que parezca más joven y así me ahorro los leuros.

    Ays, lo que tiene que sufrir uno para ser divino. i

  13. emejota Autor

    Pero vamos a ver, al final quién se va a tomar xxx, la señorita del SAT, San Nokia, los bostezos o yo mismo? Es que no me entero! Eso de xxx da morbo, pero igual es una nueva marca de galletas del Día.

    Todo son dudas

    Hablando de dudas, David, me ha intrigado mucho lo del negro de París. El cielo de París es especialmente negro? y por qué?

    Yo tampoco he leído la biblia aunque intuyo que debe ser muy interesante, y lo digo sin coñas. Eso sí, me he leído casi toda la Biblia del Flash 5 y las del Director 8. Inenarrable experiencia. Esto también va sin coñas.

    El bizcocho para mañana, vecina. Tú lo has dicho. Los lectores son testigos.

  14. David

    Que si que si! que el cielo de París es negro, aunque mi novia dice que es gris (siempre hay discusiones por las noches y al final tengo que irme a dormir al sofa). El cielo de París es negro y las unicas luces existentes son las de la luna y las de las farolas con la parte de arriba redonda (como en los cuadros!).

Deja un comentario: