Archivo por días: 16 julio, 2007

Boda

José Saramago y Pilar del Río se han vuelto a casar. Es que una vez se casaron fuera y ahora se han casado dentro. Se casan pero no se cansan, dichosos ellos. Dicen que la ceremonia ha sido discreta y con pocos invitados, entra en lo posible que entre los mismos haya estado la mujer del médico, y quizá otro médico sin mujer pero con nombre sonoro, Ricardo Reis. Hay quien niega a Saramago su condición de escritor habiéndose subido previamente al sillón de la semántica, la semiótica y hasta de la estrambótica. Muy alto debe ser ese sillón para que desde allí no se alcance a distinguir bien las letras dispuestas en el papel o quizá es que con tanta retórica al servicio de la etiqueta a algunos se les olvida que literatura es cuando las frases te utilizan como recipiente y desde allí respiran y laten y te viven y, al final, vuelves a ser tú pero ya no el mismo, un tú mejor y mayor, enriquecido por un sustento incombustible. Claro que lo que importa ahora es que Baltasar y Blimunda se encontraron, eso ya lo sabíamos pero por un momento hacemos como que no y aplaudimos a los novios. Las campanas repican con regocijo. Felicidades.

Almax

Sobre los peligros del Almax.

Hoy iba a ir al cine (solo y casi sólo) pero a primera hora de la tarde me ha empezado a arder el estómago. ¿Dolía? No, no. Quemaba. Ayer también. He ido a mirar si quedaba Almax y quedaba pero como yo también me quedaba (en casa, así no iba a ir al cine) pues me he sentado en la mesa de la cocina para hacer algo que a muy poca gente se le ocurrirá: mirar el prospecto. Si hay un prospecto que nadie mirará será el del Almax porque al Almax parece una cosa insustancial, cotidiana, inocua.

Pues no.

Dice, por ejemplo, que no tomes Almax si tienes una hemorragia digestiva sin diagnosticar. Lo que no dice es que cómo va a saber uno si tiene hemorragia digestiva si nadie se la ha diagnosticado. Dice alguna cosa más pero todas se resumen en que el Almax tiene aluminio. Pero dentro, no sólo en el papel del sobre. Nadie lo diría. Yo he tomado un sobre de Almax porque no tengo una hemorragia digestiva diagnosticada y se me he pasado un poco el ardor de estómago pero tampoco creas que está la cosa para muchas alegrías.

Mientras tanto hoy han pasado cosas trascendentes, alguna hasta tremebunda pero, como suele ocurrir a veces, luego me da por escribir sólo de lo más insustancial. No hay que fiarse de las apariencias, ni el Almax es insustancial.