Diario

Pues me he comprado un Bollycao, qué pasa. Hacía años que no me compraba uno pero he ido a cortarme el pelo a primera hora de la tarde y al pasar por una tienda de esas que mezclan la bollería con las gominolas y los frutos secos me he acordado de la existencia de los Bollycaos y esa va a ser mi merienda en cuanto termine de escribir este post.

Qué más. Ah, sí. Ha pasado la vecina, la señora Mercedes, con el móvil en la mano a ver si por favor le podía decir quién le había llamado porque no sabe cómo funciona. La señora Mercedes noventa años no tendrá pero más de ochenta seguro. A mí me ha dado cosa entrar en un móvil ajeno porque ya sabemos que soy algo voyeur pero lo mío es más sutil, más de entre visillos, no sé si me explico. Entrar a saco en un móvil es otra cosa. Había llamado María. Qué pesada, ha dicho la señora Mercedes así como con rabia y todo, y se ha ido dando las gracias y diciendo por el pasillo qué pesada otro par de veces.

Luego está lo del mail. Me ha escrito un lector desde Buenos Aires y me han sorprendido dos cosas: la primera es que me sigue pareciendo increíble que estas líneas despierten interés en monitores tan remotos (pero yo encantado, que conste). Lo segundo es que el lector me avisa de que en varios cibercafés no dejan entrar a “La Idea del Norte” porque los filtros anticochinadas así lo han decidido. Lo que oyes. Con lo decente que es este sitio!. Yo le he dado las gracias al lector (saludos, Mauricio) pero me he quedado un poco perplejo. Qué le vamos a hacer. Y ahora a por el Bollycao, que me he comprado uno. Hacía años. Y me he cortado el pelo. Hacía meses (dos o así).

12 pensamientos en “Diario

  1. Miguel Cane

    Y pasó algo más…

    ¡Me he mudado al norte!

    Desde ayer estoy por aquí. Ya me has de encontrar.

    Estoy contento y bien. A que luego te cuento…

    ¿Sabes qué tengo ya en la nevera?

    Exacto, Panteras Rosas.

    Muchos cariños, amigo.

  2. crishu

    Justo estos días me he acordado de los Bollicaos, también hace mucho que no como uno porque es que no dan para nada…la verdad.
    En serio que te sirve para merendar?

    Saludos

  3. Rachel

    Lo de las cochinadas has mirado si es por Wanda¿?¿?¿? ya sabes cómo se las gasta.

  4. eva

    Di que sí, comete un bollicao y todo lo que te apetezca seguro que si te lo comes con gusto no te sienta mal, ya veras; por cierto me has dado envidia mmmmmmmm un bollicao hace mil años que no me como uno…Besos con aires del sur

  5. Sergio

    yo también me he cortado el pelo, y dentro de unas horas me voy para mi pueblo, Zaragoza, y como soy un envidioso, me como un bollicao!. Saludos desde Chiclana

  6. emejota

    Crishu, eva, sergio, como anfitrión de este blog debo velar por la integridad física de los lectores: ni se os ocurra echar mano de un Bollycao! Nos han dado cambiazo: ahora son repugnantes, en serio. Seguro que a lo largo de estos años han salido numerosas directivas de Sanidad prohibiendo por cancerígenos algunos de esos aditivos, colorantes y conservantes que lo hacían tan exquisito. El mundo es muy contradictorio.

    (oye sergio, un día tengo que hacerte por mail una pregunta ferroviaria, si no te importa)

  7. emejota

    Mujer, Raquel, pero si Wanda lo único que hace a sus ochenta y tantos años es tomarse sus copazos de anís y pellizcarle el culo al camarero del bingo al que va por las tardes. ¿Tú crees que será por eso???

  8. emejota

    Bienvenido, Miguel. Con esto del cambio climático el Norte es menos Norte pero al menos sigue estando en el mismo sitio. Feliz aterrizaje y estancia (tienes a Crishu de vecina)

  9. CRiShU

    Sí, pero no le veo la ropa en el tendedero, Emejota…me queda algo más lejos que a tí Raquel ;)

    Miguel, si quieres saber algo sobre la música de por aquí pregúntame que te informo un poco…

    Saludos

  10. Rachel

    JA! fíate tú de la Señora Wanda emejota ! que a veces me manda unos sms que….. no sé yo no sé yo.

    (¿80? nada más…..)

  11. CRiShU

    Pues al final no me pude resistir y tuve que comprar hoy un bollicao….por favor!! antes no se veía el chocolate y ahora sobra la mitad y el pan no sabe a nada :(
    Qué pena….y encima ya no trae cromo!!!

    Los tiempos cambian;)

  12. emejota

    (80 en cada pierna, Raquel, es que estaba delante cuando lo escribí…)

    Lo ves, crishu? Si ya os lo advertí pero no me hacéis caso, ays… ;)

Deja un comentario: