Archivo por días: 3 mayo, 2007

Vacío

“Por entonces, ya había descubierto que todo, lo bueno y lo malo, deja un vacío cuando se interrumpe. Pero si se trata de algo malo, el vacío va llenándose por sí solo mientras que el vacío de algo bueno sólo puede llenarse descubriendo algo mejor”

Ernest Hemingway, “París era una fiesta”

Hombre, pues quizá. A mí, desde luego, me sobra una coma.

Diario

Pues me he comprado un Bollycao, qué pasa. Hacía años que no me compraba uno pero he ido a cortarme el pelo a primera hora de la tarde y al pasar por una tienda de esas que mezclan la bollería con las gominolas y los frutos secos me he acordado de la existencia de los Bollycaos y esa va a ser mi merienda en cuanto termine de escribir este post.

Qué más. Ah, sí. Ha pasado la vecina, la señora Mercedes, con el móvil en la mano a ver si por favor le podía decir quién le había llamado porque no sabe cómo funciona. La señora Mercedes noventa años no tendrá pero más de ochenta seguro. A mí me ha dado cosa entrar en un móvil ajeno porque ya sabemos que soy algo voyeur pero lo mío es más sutil, más de entre visillos, no sé si me explico. Entrar a saco en un móvil es otra cosa. Había llamado María. Qué pesada, ha dicho la señora Mercedes así como con rabia y todo, y se ha ido dando las gracias y diciendo por el pasillo qué pesada otro par de veces.

Luego está lo del mail. Me ha escrito un lector desde Buenos Aires y me han sorprendido dos cosas: la primera es que me sigue pareciendo increíble que estas líneas despierten interés en monitores tan remotos (pero yo encantado, que conste). Lo segundo es que el lector me avisa de que en varios cibercafés no dejan entrar a “La Idea del Norte” porque los filtros anticochinadas así lo han decidido. Lo que oyes. Con lo decente que es este sitio!. Yo le he dado las gracias al lector (saludos, Mauricio) pero me he quedado un poco perplejo. Qué le vamos a hacer. Y ahora a por el Bollycao, que me he comprado uno. Hacía años. Y me he cortado el pelo. Hacía meses (dos o así).