Archivo por días: 23 abril, 2007

Ostinato

La facilidad de Maurice Ravel para trazar largos diseños melódicos de maravillosa inspiración es algo ya conocido en las latitudes de este blog porque, de vez en cuando, nos dejamos embelesar por él. También sabemos de su olfato para rescatar arcaísmos (tanto en lo musical como en el envoltorio formal) y adaptarlos a su particular y moderna forma de expresarse. La combinación entre lo antiguo y lo moderno siempre es sorprendente en Ravel. La recuperación de la antigua forma del passacaglia como movimiento lento de su trío para violín, cello y piano, por ejemplo, ofrece uno de esos momentos de enigmática, exótica e irresistible belleza que busco con frecuencia cuando buceo en sus pentagramas.

En su momento, el passacaglia era una música procesional (de ahí su nombre: pasacalle) que se construía sobre un bajo repetido obstinadamente en cuya superficie se llevaban a cabo numerosas variaciones melódicas. Ravel recupera del baúl fragmentos sueltos de lo que queda del antiguo passacaglia y aprovecha el elemento reiterativo, la gravedad en el registro y el arcaismo armónico. Y puestos estos tres elementos sobre la mesa los utiliza como armazón para construir este inconfundible (por personalísimo) e inolvidable movimiento.

Puede parecer que las melodías largas y pausadas de Ravel piden algo que hoy escasea: tranquilidad en la escucha y tiempo disponible. Pero en realidad lo que hacen es regalarnos la posibilidad de reencontrarnos con esa tranquilidad aislándonos en una burbuja donde no pasa el tiempo. El secreto está en la belleza hipnótica de su música. Aquí el piano comienza trazando pausadamente la larga melodía en su registro más grave que únicamente ascenderá lo suficiente para, en su momento, ceder el testigo al cello quien, a su vez, volverá a repetir la operación sin sucumbir a la prisa hasta encontrarse con un violín desoladoramente hermoso que me sigue sobrecogiendo como si a cada audición lo descubriera por primera vez.

Maurice Ravel: Passacaille (fragmento) Click para escuchar. Mp3, 1,5 MB.