Entrevista

EMEJOTA: Buenas noches y felicidades por los 500 posts.
emejota: hombre, pues muchas gracias, pero permítame decirle que su entrada, así, tan de sopetón, siendo usted de natural tan protocolario, no sé, me sorprende un poco.
M.J: bueno, es que 500 posts no se cumplen todos los días.
m.j: ciertamente, de hecho, para eso ha venido usted aquí después de tanto tiempo. Por cierto, ¿dónde estaba?
M.J: ¿aquí quién hace las preguntas, usted o yo?
m.j: yo, que también soy usted, no lo olvide.
M.J: ya, pero en su día convenimos que debíamos atenernos al papel. ..
m.j: no lo olvido, no lo olvido. Está bien, sólo una cosa y prometo no meterme más en su papel.
M.J: dígame.
m.j: ¿no cree que deberíamos advertir a los lectores que este post está grabado?
M.J: ¡es verdad! Este post está grabado con anterioridad para que salga al aire un día que usted esté en ¿dónde, a todo esto?.
m.j: a saber. Igual la pregunta no es dónde estaré sino cómo estaré.
M.J: Ya empezamos con fatalismos…
m.j: ¿por qué? Igual estoy tan ricamente viendo una película y, si hay suerte, hasta será buena y todo.
M.J: pero entonces cuando esto salga igual hemos pasado el post 500…
m.j: no le digo yo que no pero en el cómputo del blog figura como post número 500, mire.
M.J: Lo veo, lo veo. Oiga, el caso es que, ahora que lo pienso… ¿y qué más da si la entrevista está grabada si los lectores la van a leer cuando les de la gana?
m.j: (es que así le damos al asunto mayor empaque, no sé si me explico)
M.J: (si usted lo dice)
m.j: salga del paréntesis y dispare, venga.
M.J: es inevitable empezar por una pregunta poco original.
m.j: (me lo temía)
M.J: ¿Qué se siente al llegar al post número 500 de “La Idea del Norte”?
m.j: Una cierta incredulidad, la verdad. Parece mentira que sean 500 textos y, sin embargo, el contador no falla. Miras para atrás y ves toda esa fila de posts y… bueno, seguramente mi abuela diría: “pero cuánnnto escribes, hijo mío. Jo!” Pero le confesaré algo.
M.J: cuente, cuente.
m.j: podían haber sido más porque hay días que me siento y me digo: cuento la historia de lo del sexto piso, o anoto lo del libro que acabo de leer o qué.
M.J: ¿y por qué no todas esas cosas?.
m.j: por manía. Un post al día (excepcionalmente dos). Este blog tiene sus manías.
M.J: dígame alguna.
m.j: lo de titular cada texto con una sola palabra, pero eso es sobradamente conocido. Luego hay manías ocultas, como lo de dejar doble espacio en blanco al final de cada post, es que si no se pega demasiado con lo de abajo y me agobio.
M.J: no me había fijado en eso…
m.j: claro, por eso es una manía oculta.
M.J: curioso… ¿Y la aparición del Mac ha desempeñado algún papel en este equilibrio hecho de manías varias, permítame decirlo así?
m.j: ¡y tanto! Todavía estoy en ello. Entre usted y yo: la perfección a veces es fría. Y el blanco ni le cuento. Todo eso es el Mac. Y a veces hay frases que requieren cierto calor y entonces me tengo que pasar al PC
M.J: ¡no!
m.j: (si) Y el tamaño de la pantalla. Digan lo que digan, el tamaño importa. Hay susurros que no se pueden escribir a 24 pulgadas, al menos de momento no me salen…
M.J: saldrán, será cuestión de acostumbrarse.
m.j: sí, esto es como tocar a Mozart en un piano Yamaha o en un piano Pleyel, por poner un ejemplo. El Pleyel tiene una densidad en la que Mozart no flota… ¡se ahoga!
M.J: ¿que balance hace de estos 500 posts?.
m.j: pues muy satisfactorio, la verdad. Me he dado cuenta de que una vez que te subes a los mandos de un blog te encuentras ante muchas bifurcaciones, es cuestión de tiempo.
M.J: explique eso.
m.j: por ejemplo, qué contar y cómo contarlo. Me interesa más lo segundo que lo primero porque es muy estimulante tomar un acontecimiento real y volverlo elástico. Sí, eso es, volver elástica la realidad.
M.J: no sé si he comprendido bien.
m.j: jugar con ella, explorarla para ampliar sus horizontes o limitarlos. Las posibilidades son infinitas.
M.J: ¿está diciendo acaso que se inventa las cosas?
m.j: no, no, al contrario, se trata de tener la posibilidad de introducir elementos que ayuden a poner en relieve esa realidad que cuento. Por ejemplo, el post de abajo…
M.J: el de la tienda de ropa.
m.j: si, ese mismo. He ahí una demostración de cómo se puede volver elástica la realidad…
M.J: vamos, que no estuvo en una tienda de ropa.
m.j: frío, frío…
M.J: umm… que no llamó la psicóloga?.
m.j: llamó, llamó, se lo aseguro.
M.J: Está bien, me rindo.
m.j: lo de la camiseta que era un error.
M.J: ¿¿qué le pasaba??
m.j: que no estaba tan mal en el fondo.
M.J: oiga, no me vacile…
m.j: no le vacilo, si la hubiera visto seguro que pensaba igual que yo.
M.J: ay, no sé qué decirle, la verdad, mejor siga contándome más bifurcaciones (pero no me maree mucho, por favor)
m.j: la gente. La presencia de la gente, lo que dice, la resonancia que puede llegar a tener en ella lo que escribes en silencio… Es fascinante.
M.J: hay quienes se ven afectados cuando usted lo está, ya lo he visto.
m.j: sí, y eso te deja perplejo porque al mismo tiempo te reconforta por el afecto que ello desprende y por otro te hace plantearte si deberías contenerte, que ya sabe que yo me preocupo enseguida. Pero si me contuviera el blog no sería auténtico…
M.J: creo que le comprendo.
m.j: es un dilema, sí, menos mal que está el otro y
M.J: a ver, a ver ¿cómo ha dicho?
m.j: ¿perdón?
M.J: ¿está diciendo acaso que hay OTRO blog?
m.j: ¿yoooo?
M.J: sí, usted; mire, voy a pedir a los compañeros de realización que cuando sea posible nos pasen la cinta en el momento en que usted lo dice y verá.
m.j: ¿es necesario? (de qué me suena esa frase, ah si, de lo de los probadores de ropa).
M.J: No empiece con maniobras disuasorias que le conozco. Escuche:

M.J: …ue le comprendo.
m.j: es un dilema, sí, menos mal que está el otro.

M.J: ¡para la cinta!
m.j: (eso también me suena: ¿”para la cinta” no fue una frase mítica de la radio nocturna deportiva?)
M.J: ¿tiene usted un blog secreto o no?
m.j: no, hombre. Lo que me faltaba, dos blogs. Me refería a que menos mal que tengo a un amigo que en estos casos me aconseja…
M.J: umm, muy cogido por los pelos, emejota, no convence…
m.j: era simplemente una demostración práctica de cómo se puede volver elástica la realidad, ya que la primera demostración, lo reconozco, era frivolona. ¿Ve ahora a lo que me refería? Puedes suscitar cosas, ampliar los límites y todo eso sencillamente dejando caer una palabra o dos.
M.J: pero en un caso como éste estaría mintiendo.
m.j: no porque entonces habría abierto ciertamente otro blog… pero no daría la dirección. Yo no miento, en todo caso, callo o escribo entre líneas.
M.J: eso de decir entre líneas es una constante en usted. ¿Tanto dice?
m.j: si yo le contara…
M.J: cuente, cuente.
m.j: pero si ya está contado. Lea entre líneas, lea.
M.J: ¿algún comentario le ha llegado al alma?
m.j: muchos, y alguno me ha suscitado muchas preguntas: quién eres, dónde estás, qué hay a tu derecha mientras escribes, de qué color sería tu voz si eso que has escrito me lo dijeras… esas cosas.
M.J: (ajá)
m.j: ese “ajá” no le sale como a mi psicóloga.
M.J: nadie es perfecto…
m.j: … ella tampoco. Eso la hace tan eficaz.
M.J: ¿ha llorado redactando algún post?
m.j: Jesús! esa pregunta parece de Jesús Quintero. Debería guardar un poco de silencio antes de contestar.
M.J: guarde lo que quiera pero conteste.
(:::)
m.j: si, en dos o tres ocasiones, sí.
M.J: Me quedan dos cosas: lo de los paréntesis y lo del efecto-arrastre. La gente le reconoce por los paréntesis, por el uso que hace de ellos…
m.j: … es divertido, si. Me escriben mails entre paréntesis y todo. Me gusta eso. No sé a qué se refiere con lo del efecto-arrastre, pero si se refiere a que estoy para el arrastre tampoco hacía falta q…
M.J: no, me refiero a que si usted es consciente de que hay personas que han abierto sus blogs impulsados por el viento Norte.
m.j: (qué retórica, qué metáfora, me impresiona) Sí, soy consciente, me lo suelen comunicar por e-mail.
M.J: ¿y?
m.j: pues que allá ellos. Un blog es fácil abrirlo pero darle de comer… ay, eso es otra cosa…
M.J: me refería a cómo le cae eso a la vanidad y esas cosas.
m.j: no sea absurdo. Además, una de las cosas que me ha enseñado mi enfermedad es a mantener la vanidad a raya (o es a ralla?) Oiga, lo de las dudas ortográficas empieza a preocuparme porque yo en ortografía era un niño modélico…
M.J: ¿quiere que paremos la grabación un instante y así consulta en el diccionario?
m.j: no, déjelo, se entiende igual.
M.J: …lo decía por las manías. No vaya a ser que no duerma hoy.
m.j: déjese de coñas.
M.J: no va a ser usted siempre el irónico.
m.j: hombre, pues por supuesto, faltaría más.
M.J: oiga, emejota.
m.j: dígame, EMEJOTA.
M.J: que felicidades.
m.j: gracias, hombre, venga ese abrazo
NARRADOR: (se abrazan conmovedoramente)
m.j: ¡narrador! ¡qué callado estaba usted!
NARRADOR: escuchaba…
m.j: ¿los narradores pueden abrazar?
NARRADOR: los narradores podemos con todo, desde ir al encuentro de Moby Dick hasta contarle el final de la temporada 3 de…
m.j: sssst, calle, calle, que me pone malo que me desvelen las cosas. Venga otro abrazo para usted. ¿Se quedan a comer? hoy es miércoles y toca spaguetti.
M.J: me tengo que quedar de todas formas porque le recuerdo que también los cocino yo pero dado que mi entrada ha sido algo apresurada, que primen las formas ahora: gracias.
m.j: las que usted tiene. Se apunta, narrador?
NARRADOR: ya me gustaría, ya, pero tengo que contarle “Diez Negritos” a una jubilada de Albacete que se acaba de sentar en una cafetería. Gajes del oficio
m.j: no le de pistas, eh?.
NARRADOR: imposible, yo jamás me salgo del guión.
M.J: el agua está a punto…
m.j: va, va. ¿Ha quitado la cinta?
M.J: ah, no me acordaba, gracias por recor

(click)

11 pensamientos en “Entrevista

  1. V

    Me uno a las felicidades por los primeros 500 y eso… que sean solo los primeros de otros muchos que vengan después..

    Nos vemos en los 1000 ?

    Un abrazo.

    V.

    (Yo en el mío me quedé en el primero, y eso que es de hace algún tiempo.. así que valoro 499 veces más aún lo que haces ;D)

  2. stupendous

    Felicidades EMEJOTA, digo emejota… esto… ahora no se quién es quién… felicidades a los dos, y al narrador también, por la cantidad y por la calidad. Un abrazo.

  3. jp

    ¡Mire por donde yo le hacia a usted mas joven!…
    Le echaba unos 495 como mucho.

    ¡¡¡F E L I C I D A D E S!!!

  4. emejota

    Stupendous! Créeme si te digo que se te echaba de menos y que leerte ha sido una alegría.

    A MJ y a mí nos puedes distinguir muy fácilmente porque escribimos las “oes” de distinta manera, como podrá comprobar todo el mundo si se fija. Obviamente, a mí me salen más redondas ;)

    (Mando un par de besos cariñosos para mi seguidora favorita)

  5. crishu

    Yo ayer quería dejar un mensaje pero blogger no me dejó así que lo dejo ahora aunque no tenga mucho sentido.
    Ayer te iba a dar un toque y me di cuenta de que no tenía tu número, ups!
    Felicidades posterísticos.

  6. CELUSCELI

    felicidades mariano.

    ¡cuánto me he perdido de tu maxi blog!

    Yo todavía no lo he empezado, no se ni como se entra al de uno mismo.

    He estado unos dias sin entrar en el tuyo, y veo que no me puedo descuidar.

    nos has puesto mucha tarea.

    bueno hoy me queda por hacer la lectura de tu comentario sobre el libro de juan josé millas.

    prometo que mañana saco un rato y lo leo.

    saludosrgir

Deja un comentario: