Archivo por días: 6 septiembre, 2006

Necesidad

A veces uno se emociona,
y se detiene…

Mañana inicio un periodo sabático de duración indeterminada.

Necesito salir del tiempo, olvidarme de la obligación de las horas, dejarlas pasar. Sentarme en la penumbra del salón escuchando el tic tac del reloj y mirar la manecilla del secundero dar vueltas y quedarme muy quieto. Necesito sentir que siento, qué siento, salirme al encuentro. Necesito sentirme y sentiros. Darme el placer de abrir un libro y leer una página impar a la luz amarilla de una tarde de otoño. Y dejarlo así. Contemplar la luz de Noviembre en una botella. Poner la mano derecha sobre el teclado y hacer sonar una tecla blanca y esperar a que el sonido se extinga.

Necesito perderme entre la gente, ver pasar a los escolares desde la ventana, dar los buenos días a la vecina que me sigue llamando José. Necesito llorar y llorarme. Necesito abrazaros y el refugio de vuestro abrazo (Raquel, Sergio, Ana y todos los nombres que representáis). Necesito creer que amar no pudo ser algo tan terrible. Y sonreir. Y reir. Necesito sentarme en mi planeta a ver 43 puestas de sol si es necesario sin que nadie me mire. Necesito la tranquilidad y cerrar los ojos un rato. Y escuchar la voz de mi corazón.

Necesito sentir en el rostro la lluvia de Octubre, aspirar el olor a tierra mojada y dejar el rastro de mis pasos en la nieve de Diciembre. Necesito estremecerme sintiendo el silencio de la nieve al caer y emocionarme con el verso que me escribas a las 3:15 de la madrugada en la blanca nieve de la pantalla. Necesito imaginar lo que se debe sentir cuando alguien te acaricia el rostro. Necesito silencio. Y el susurro. …y la penumbra de no sentirme solo… Y daros las gracias, siempre. Necesito mirar mis cicatrices, las de dentro y las de fuera. Necesito disponer de tiempo para que las heridas duelan lo que tengan que doler y luego sanarlas. Necesito mirarme al espejo y reconocerme, y quererme. Y perdonarme. Necesito necesitarme.

Y os necesito.

Necesito todo eso y más si fuera necesario porque, si no, creo que me voy a morir.

Y no lo quiero. Y os quiero.