Efecto

Para qué negarlo: desde la madrugada del viernes me siento triste por algo que venía del jueves por la tarde.

(soy de efectos retardados)

Y no sé si tendrá que ver algo ese disgusto pero desde entonces me suben unas décimas de fiebre por la tarde.
Y las mañanas, y las tardes y las noches se hacen especialmente largas.

Al menos me siento tranquilo.

(pero entristecido)

Así que el horno no está para blogs.

(hoy no)

6 pensamientos en “Efecto

  1. Miguel Cane

    Querido Mariano,

    Me solidarizo.
    Hay veces (no siempre) en que un aura de tristeza se hace aparente y nos picotea un poco — las costillas, la garganta [en forma de ese nudo inexplicable], las muñecas, las sienes.

    Pero siempre hay algo más; no existe una sola cosa perfecta, sino un cúmulo de pequeñas cositas que nos hacen felices.

    No es mi intención minimizar la causa de tu disgusto (todos tenemos nuestros motivos y mecanismos para lidiar con ellos), sólo puedo decirte que — me supongo, no lo sé de cierto- hay un buen número de gente que te aprecia y quiere y que es siempre bueno saber que (aunque no se pueda ver en la penumbra) solo no estás.

    Ánimo, valor y gracia hasta tu norte del norte.

    Un abrazo de
    M

  2. Anonymous

    Espero que recuperes pronto la sonrisa porque los que te leemos necesitamos de la ironia y la dulzura con la que cuentas las cosas. Te leo desde hace un tiempo y me pareces una persona muy interesante. A veces te leo con una sonrisa y muchas veces consigues emocionarme. No apagues la luz del porche emejota porque estoy segura de que tu blog es el ‘elixir’ de otras personas.
    Un beso.

  3. eVery

    ¡Animo! todo pasará …

    Un fuerte abrazo de esos que a veces todos necesitamos, de esos en los que las palabras sobran y un beso.

  4. Jose Angel F.

    Iba a poner a Elisabeth Schwarzkopf cantando los ‘Cuatro Últimos Lieder’ straussianos bajo el epígrafe ‘Septiembre’.

    Pero mejor te los dejo aquí; si no consuelo, al menos te arroparán como un cálido abrazo – como lo hacen conmigo en momentos similares.

    Ánimo, amigo

  5. emejota

    Hola Miguel: alguien que frecuenta este blog me dijo una vez al oído que el consuelo es la penumbra de no saberse solo. Muchas gracias.

    Anónimo y every: muchas gracias igualmente, por las palabras, los besos y los abrazos.

    Hola Jose Angel: reconfortante elección, sí señor. Gracias también por los ánimos.

    Siento contestaros telegráficamente pero me he agarrado un resfriado de campeonato y tengo un dolor de cabeza terrible y mañana tengo que estar fresco como sea para la tarde porque tengo un encuentro importante. A veces el blog se escribe de viva voz, fuera del mapa del monitor, en latitudes distintas a este Norte.

    Un abrazo a todos. A descansar. Nos vemos pronto.

  6. Rachel

    Espero que te levantes mejor del catarro Emejota….He sacado las panteras rosas de la nevera para que no se conviertan en radiactivas.

    Suerte esta tarde.

    Un beso

Deja un comentario: