Archivo por días: 10 mayo, 2006

Foro

Ya pasó lo de Bergman y pasó bien. La asistencia ha sido generosa y la gente ha seguido la exposición en atento silencio; el trato dispensado por parte del personal ha sido espléndido y yo me lo he pasado francamente bien. ¿Qué más se puede pedir? Pues una visita a la planta de los dvd´s después de la charla para comprar un par de rarezas (creo que una es siberiana, y si no, lo parece) y “Los amantes”, de Louis Malle, que sigo con Malle aunque a síncopas, por el trabajo. Por allí había un chico joven y un matrimonio mayor buscando el Mozart/Bergman y me han sonreído entre las estanterías de novedades y de cine de autor. Luego nos hemos tomado una coca cola (light). La tarde era espléndida, azul y sol, la temperatura justa y en el viaje de vuelta hemos tenido conversación distendida e interesante. Hoy he disfrutado mucho trabajando, comunicando. Pocos placeres hay similares a sentir en las miradas ajenas correspondencia a las palabras dichas. Mañana les proyectarán la película y creo que sí, que se van a sentar a verla con mirada cómplice. Otra cosa será ver qué pasa con la película siberiana que me he traído, si es que es siberiana. Desde luego, lo parece.

Invitación

Esta tarde, en el Forum de la FNAC de Zaragoza (19:00 h), presento en conferencia la adaptación cinematográfica de “La Flauta Mágica” que Ingmar Bergman realizó para la televisión sueca en 1974 y que ahora, con motivo del aniversario mozartiano, recupera en dvd la Filmoteca FNAC. Hoy es la conferencia y mañana se proyecta la película. La entrada es libre para ambos eventos así que a no ser que me leas desde Canadá (que haberlos los hay, y fieles, saludos) y te caiga de paso y te apetezca, pues quedas invitado porque llegas a tiempo.

Ya he conseguido poner la doble barra final al trabajo, que ha costado, la verdad. La tarea de síntesis en un tema inagotable no es cosa fácil: hay que tener cuidado con la tijera, tener pulso firme para hacer el corte. Y luego está la presentación audiovisual, aquí fundamental y por lo tanto especialmente cuidada. Voy a comenzar hablando de la obra musical y su circunstancia para, a continuación, ponernos en la piel de Bergman y comprobar cómo resuelve la tarea de traducirla en imágenes. Pretendo asentar los cimientos y luego adentrarnos en el edificio. Ante la imposibilidad de detenernos en cada uno de los detalles, haré de guía a través de los pasillos mientras abro puertas que muestren el comienzo de un sendero que incite a una posterior exploración individual. Una vez asentado un tema, centrado el espectador en el asunto, dispuesto a iniciar el viaje, la sugerencia es una herramienta de una eficacia indudable, entre otras cosas porque el público deja de ser alguien pasivo para tomar parte activa en el asunto. Mi objetivo es que quien asista mañana a la proyección lo haga con una mirada cómplice.

Tengo impreso el guión y ya he instalado en el portátil el material audiovisual. Me preocupaba no tenerlo a tiempo, el resto no me inquieta, al contrario, me produce un cosquilleo placentero, como cuando de niño te decían que a la tarde ibas al parque de atracciones. Dicho así parecerá que me tomo el trabajo poco en serio y es justamente al contrario, pero lo que ocurre es que este trabajo me apasiona, me siento plenamente feliz haciéndolo aunque en su realización me deje la piel. Así que ahora sólo queda esperar tranquilamente. Como ha salido un día espléndido me he podido dar un pequeño paseo (no he estudiado Raquel pero no me riñas!) y ahora voy a hacer spaguetti, que es miércoles. A lo mejor escribo algo antes de salir, que tengo varias cosas rondando en la cabeza lo que pasa es que son para escribir con nocturnidad aunque luego se lean a las 13:26. Ya veremos. Y antes o después de la conferencia quiero hacer allí mismo un par de compras, aprovechando el viaje. Si necesitas algo de allí me lo dices.