Negligencia

Esto va de un error y de un horror. Nos dicen los medios de comunicación que un señor de 63 años acudió a urgencias de un hospital con un tumor en el riñón de 800 gramos de peso y salió con un volante para psiquiatría donde concluyeron que lo que padecía era un “trastorno somatomorfo”, expresión que así, de primeras, da mucho miedo pero que en realidad es una manera de decir que no pasa nada, sólo la mente, que se inventa enfermedades, la muy puñetera. Además, apreciaron en el paciente “rasgos paranoides” dado que el hombre se ponía bastante pesadito con que le dolía mucho y de ahí no había forma de sacarlo, oye. Le recetaron un fármaco utilizado para combatir la neurosis, la esquizofrenia, la paranoia y delirios varios y le remitieron a los Servicios de Salud Mental, lamentando que en ese momento no hubiera camas libres en la unidad de Psiquiatría. Luego dijeron: que pase el siguiente. Al poco tiempo el señor se murió tras una agonía espantosa.

800 gramos adheridos a un órgano que en condiciones normales pesa unos 150 dan para pensar que no será necesario acudir a aparatos de alta precisión para que tanta masa se deje ver, digo yo; menos mal que el informe oficial de la comisión médica investigadora reconoce que la cosa se habría detectado con una simple ecografía, que además es una cosa barata de hacer, alusión ésta que muestra a los contribuyentes lo bien que se vela por los dineros de todos, todo un detalle si no fuera porque en este contexto tal comentario termina por poner de punta los últimos pelos que no lo estaban.

Todo el mundo se puede equivocar y los médicos también, por supuesto, son humanos como el resto. Pero una cosa son los errores y otra los horrores producidos por la desidia más absoluta. Así, escrito, parece fácil, cuestión de una hache y de cambiar una vocal; fuera del papel, es una pesadilla que empieza con un dolor agudo en la zona renal y termina con una llamada a la planta de psiquiatría para preguntar si hay camas libres. Lo más terrible de la historia es que el informe concluye diciendo que, además, el tumor era benigno. Además.

3 pensamientos en “Negligencia

  1. Paralelo 49

    Esta mañana estuve leyendo esa noticia, sí. Al final todo reside en la humanidad de quien te encuentres delante de ti.

  2. emejota

    Efectivamente, y de su profesionalidad también. Conclusión: mejor cuidarse y no ponerse malo, por si acaso, no?

    Un abrazo

Deja un comentario: