Archivo por días: 29 enero, 2006

Reconocimiento

Jesús CarrozaA Jesús Carroza esta noche le han dado el Goya al mejor actor revelación, tal y como esperábamos, tal y como queríamos, y al subir a recogerlo ha pasado una cosa muy extraña porque, de pronto, en lugar de hablar Jesús Carroza ha empezado a hablar el Richi, su personaje en “7 vírgenes”. Yo creo que eso ha pasado porque Jesús Carroza hace de sí mismo en la película, lo que pasa que para hacer de uno mismo en una película o eres un grandísimo actor o tienes duende (o eres Juan Luis Gallardo, por ejemplo).

A Jesús Carroza le ha venido grande el momento y los focos y los aplausos porque ha debido sentir lo extraño de la situación: que no estaba recogiendo un premio como actor sino que le estaban premiando por ser él, un chico sevillano que le gusta el flamenco y ha estudiado para electricista. No a todo el mundo le dan un premio por ser él mismo, y eso debe descolocar un poco. No cabe duda que la gracia por arrobas que tiene Carroza le puede abrir camino en el cine, pero tampoco sería de extrañar que su meteórica carrera empiece y termine en su magnífico papel en “7 vírgenes”, donde seguramente sale haciendo de sí mismo y punto. Hay películas donde lo que el cine tiene de cine no importa tanto como lo que el duende consiente en fijar en unos metros de celuloide. Lo primero se puede buscar, lo segundo no.

A Isabel Coixet se le ha escapado que Javier Cámara se ha ido de la gala disgustado porque no le habían dado el premio que merecía. En el dvd de “7 vírgenes” deberían incluir como extra (en el sentido literal del término) el caluroso abrazo que Juanjo Ballesta (que se ha quedado sin premio) le ha dado a Carroza y, sobre todo, el poderoso silbido de afecto que le ha salido a Ballesta desde el fondo del estómago y que ha conseguido sobrevolar a mucha altura la ola de aplausos cariñosos que ha recibido el Richi, al que esta noche le han dado un Goya por ser Jesús Carroza. De los pequeños detalles se sacan grandes conclusiones.