Archivo por días: 27 octubre, 2005

100

Este es el post número 100 de “La Idea del Norte”. Me lo acaba de advertir el contador al entrar así que me pilla desprevenido. A ver, improvisa, algo se te ocurrirá. Bueno (siempre se empieza diciendo “bueno”, aunque a veces se diga algo malo, que no es el caso ahora), pues eso, que bueno, que para ser sinceros yo no me esperaba llegar a 100 textos cuando un sábado por la noche de insomnio se me ocurrió ocupar este trocito del ciberespacio y encender una luz en el porche.

Hubo un tiempo que escribía una columna semanal en la página 33 de un periódico local, que ya es casualidad que a un enfermo crónico le toque la página 33, no me digas que no, diga 33, pero lo tuve que dejar porque escribir una frase me suponía una inversión de tiempo y energías que no era normal. Es que me tenía que “sonar”. Al director del periódico se le llevaban los demonios: “¡pero qué mas da si suena o no suena, si no te oyen!” decía cuando llamaba por teléfono reclamando la entrega. “Pero es que al que me tiene que sonar es a mí, leches”, decía yo. En fin, pues ya ves, 100 textos. Y sí, los primeros me costaban bastante pero una de las muchas cosas buenas que he descubierto en mi estancia en la blogosfera es a coger el ritmo en la escritura. Ahora es otra cosa (afortunadamente)

Bueno (¿ves? otra vez digo lo de “bueno”) que no quería despedir el post número 100 sin dar 100 gracias, 100 abrazos, 100 besos a mis pacientes lectores. A los visibles (desde Ferre, que fue el primero, y Jeremy, que fue el segundo, y después todos los demás, todos imprescindibles) y a los invisibles, a quienes intuyo.

Que sea por mucho tiempo.