Antoine Doinel

Antoine Doinel/Jean-Pierre LéaudHace unos meses, estaba buscando unos dvds en la FNAC cuando una voz femenina al otro lado de la estantería dijo: “Mira, el actor de Truffaut. Me asomé discretamente para poner rostro a la voz y vi a una señora mayor señalando una carátula a su pareja con cierto entusiasmo. Se refería a Jean-Pierre Léaud, claro, a quién si no, y a mí me hizo hasta ilusión porque me parece una frase preciosa para dirigirse a quien fue en la pantalla el alter ego de Truffaut y porque su personaje de Antoine Doinel es una de mis debilidades. Me he acordado hoy, de repente, y yo creo que es porque llueve. Cuando llueve puede que me acuerde de Antoine Doinel.

Decía Truffaut que cuando convocó el casting para “Los 400 golpes” (1959) y apareció Jean-Pierre Léaud, con 14 años, se llevó de él una impresión de ansiedad e intensidad, que es la misma impresión que nos hace quererlo tanto mientras le vemos hacerse mayor en las sucesivas películas en las que interpreta a Doinel. Doinel no es un dechado de virtudes, miente mucho para poder sobrevivir, no es especialmente brillante, ni mucho menos, está algo chapado a la antigua y vive en cierta manera al margen de la sociedad porque tiene miedo de que le hagan daño. Léaud le pone un cuerpo que no es precisamente de atleta, pelo lacio y movimientos de cabeza rápidos y bruscos como de pájaro que está siempre asustado. No posee una técnica interpretativa poderosa, quizá ni siquiera técnica, y sus maneras no son glamurosas. Es un tipo normalito. Pero a pesar de eso y por todo eso se te mete en el bolsillo y no sabes si lo que sientes por él es cierta admiración o un poco de pena. O de todo un poco. O quizá otra cosa.

Truffaut dijo que Léaud puso algo de él en el Doinel que era Truffaut. El colmo de crear un alter-ego es que, con los años, empiece a parecerse a tí físicamente, o tú a él. A Truffaut le paraban por la calle y le decían: “Ayer le ví en la tele en una película cuando era joven” o “La semana pasada salió su hijo en la tele” y cosas así. Léaud rodó con 14 años “Los 400 golpes” sin dejar de reirse pero cuando se vio por primera vez en un pase se puso a llorar desconsoladamente y no hubo manera de pararlo. Luego Truffaut necesitó volver a verlo en la pantalla, contemplar su cotidianidad algo gris y disparatada, y rodó “Antoine y Colette” (1965) para contar su primer historia de amor. Luego vino “Besos robados” (1968) para convertirlo en adulto, “Domicilio conyugal” (1970) para casarlo y “El amor en fuga” (1979) para divorciarlo. (Hubo otras con Léaud -inolvidable “La noche americana”– pero sin encarnar a Doinel).

Cuando a Truffaut le llamaban del laboratorio para pedirle autorización para destruir los descartes de sus películas, el director no dudaba en darla. Con las películas de Doinel no se decidía, sabedor del valor atesorado en metros de celuloide que muestran a Jean-Pierre Léaud/Antoine Doinel en diversas etapas de su desarrollo físico, algo que muestra muy bien la foto que acompaña a este post y que me gusta mucho.

Antoine Doinel es François Truffaut mirándose en los ojos de Jean-Pierre Léaud una tarde que llueve.

11 pensamientos en “Antoine Doinel

  1. emejota

    La tienes en Francia editada por Warner en 2 dvds con doblaje y subtítulos en castellano. Es una edición preciosa del todo recomendable. La pedí por internet a amazon.fr.

    Un saludo!

  2. Ferre

    Maldición, y unos amigos míos estuvieron en París hace tan sólo mes y medio. Tendré que ver los gastos de envío y hacer cuentas. Gracias por la información.

  3. Gabriela

    Buenos días, emejota, don ferre…Pues qué raro, porque los (malditos)franceses suelen hacer sus devedés pasando de todo y no ponen subtítulos (si acaso para sordos), lo que me da muchísimo coraje. Por cierto ¿alguien sabe si algún día saldrá “Todas las mañanas del mundo”en devedé? Es una peli que me gustaría mucho tener.
    Saludos matinales al borde de la ducha.

  4. Ferre

    Ni idea, Gabriela. Esto de las fechas de salida de los DVDs de películas no actuales (no estrenadas en el último año) es algo bastante misterioso. No parece seguir ningún criterio: ni de popularidad, ni calidad, ni récords de taquilla, ni nada de nada.

  5. causal

    Hola emejota. Sigo aprendiendo de tus espléndidos posts. Los 400 golpes y La noche americana están entre mis pelis “trufescas” preferidas, junto con “Jules y Jim”.
    Lamentablemente, la chica del sobre naranja se ha parado en la carrera hacia los premios de Ingenio400. En fin, habrá otras oportunidades para ella, espero.

    Si has visto lo de la torre, mandame un email con tus estupendas y certeras críticas, please.
    salud.

  6. emejota

    Buenas tardes a todos (ya no llueve):

    la edición Warner tiene toda la pinta de ser edición internacional, no francesa. La pregunta entonces es ¿y por qué no ha salido aquí? Pues supongo que por problemas de derechos y distribución de la película, que cambian de un país a otro. Si no me equivoco, tampoco ha salido en USA. Quizá Warner no tiene los derechos para distribuirla en determinados sitios. Eso es algo que termina por fastidiar al consumidor, me explico con un ejemplo entre tantos:

    Manga es una distribuidora española. Punto a favor de Manga: se ha movido mucho estos años en editar títulos clásicos en dvd, editamdo el catálogo de la RKO. Punto no tan a favor: los masters utilizados son, por lo general, bastante flojitos. Yo entiendo que un comprador que tiene en sus manos “La mujer pantera” de Tourneur pueda decir: qué le vamos a hacer si la calidad de imagen es flojita, la compro porque al menos la tendré, que no la ha editado nadie.

    Pero claro, ahora llegamos al punto negro: viene una compañía gorda, Warner, que saca en Octubre en USA la película como Dios manda (y en Warner Dios parece que manda mucho, que madre mía los trabajos que están haciendo). Resultado: como Manga tiene los derechos de distribución aquí hasta vete a saber qué año, pues… que nos quedamos sin la edición Warner (una vez más)

    Amazon, contamos contigo! :)

    Ah, Gabriela, no tengo noticias de una edición de “Todas las mañanas del mundo” pero terminará por salir. Seguro.

    Causal: luego te mando un mail, pero muy buen trabajo. Enhorabuena y un saludo.

  7. Ferre

    No había caído yo en los problemas de derechos tal y como ejemplificas con el caso Manga/Warner.

    Ahora haré una pregunta tonta. Tonta porque me imagino que la respuesta será o bien una sonora carcajada o un desconsolado llanto (en este caso, equivalentes): ¿No existe ningún organismo en España, público o privado, que vele porque las ediciones tengan los mejores masters posibles? ¿O, por lo menos, sin deficiencias escandalosas? Igual que para sacar un juguete (u otra cosa) al mercado, hay que pasar por unas serie de pruebas de calidad a veces exhaustivas… ¿no hay nada ni remotamente parecido en el mundo del cine/video/DVD?

  8. emejota

    Tú lo has dicho, Ferre: no hay nada ni remotamente parecido. Por eso hay distribuidoras que tienen la desfachatez de lanzar en dvd vulgares repicados de vhs lamentables.

    Quizá, ahora que lo pienso, sí que hay una fórmula: no comprar los dvds de esas distribuidoras. Yo tengo mi particular lista negra, lo confieso. Si lo hace un usuario, y otro, y otro… a lo mejor se dan cuenta de que los consumidores no somos bobos. Vamos, digo yo.

    Un saludo

  9. Jeremy Fox

    Lo de los dvd’s no tiene nombre pero lo malo es que esos detalles los miramos muy pocos. A mi me han llamado “rarito” o “exquisito” por no comprar dvd’s sin subtítulos, por ejemplo (para mi los subtítulos al castellano son imprescindibles).

    Yo también abogo por la creación de alguna institución que vele por la calidad de las ediciones (o al menos que se cree alguna ley o protocolo de obligado cumplimiento) pero me temo que mis deseos caerán en saco roto.

Deja un comentario: