Milagro

“Tú sabes dónde yerra un son de rosa”

Este verso precioso y sonoro (escúchalo) lo dedicó Gerardo Diego a Debussy aunque si miras atentamente también puede leerse en una inscripción en la explanada imaginaria del Norte donde veneramos a Mozart. Mozart es un milagro. Sé que suena a obviedad mil veces dicha, pero ocurre con las palabras que si las decimos muchas veces pueden dejar de hacer efecto. Con todo, Mozart es un milagro. Todo está ahí, a la vista y, sin embargo, inaccesible. Vuelvo a sentir esa certeza emocionante y algo desazonadora ahora que estoy inmerso en un trabajo alrededor suyo. Sobre la mesa el Quinteto para cuerda en Do Mayor y “Cosi fan tutte”, milagros por sí solos más que suficientes para evocar el verso del encabezado.

4 pensamientos en “Milagro

  1. Magda

    MJ, en este post voy de acuerdo en todo lo que dices: el verso es precioso y Mozart por supuesto que es un milagro. A mi me encanta.

    Parece ser que estaban haciendo una especie de homenaje al volver a recrear sus viajes ¿verdad? ¡pero basta con su obra que es maravillosa!

    Me encantaría conocer tu trabajo sobre él.

    Saludos para ti y un abrazo

  2. Diana Carolina

    Mi estimado Emejota, qué te puedo decir de Mozart…

    Desde la primera vez que mi espíritu sintió su música, quedé cautiva.

    Su obra es tanto como un milagro, que parece que no es de este mundo. A veces temo de que mi corazón no resista tanta grandeza.

    Buen día y que sigas disfrutando de ese encuentro.

    Diana.

  3. emejota

    Hola Magda!

    Mi trabajo es elaborar un ciclo de conferencias para el primer trimestre del año que viene, coincidiendo con la conmemoración del 250 aniversario de Mozart. Tengo una experiencia anterior con Bach que me resultó muy estimulante. Si consigo llevarlo a buen puerto estaré encantado de mostrarte el trabajo.

    Un abrazo.

  4. emejota

    Hola Diana!

    Me acordé de tí cuando escribía el post :) Efectivamente, Mozart tiene una cualidad sobrenatural que lo distingue y distancia de los demás. Tenemos mucha suerte de contar con su consuelo, no te parece?

    Un abrazo.

Deja un comentario: